La defensiva regresa a los 49ers al NFC Championship

0

Los San Francisco 49ers vencieron a los Dallas Cowboys para ir a su segundo NFC Championship de manera seguida; con marcador final de 19-12, el equipo pudo asegurar ser el siguiente rival de los Philadelphia Eagles la próxima semana. A su vez, mostraron ciertas fortalezas que ya adelantan un juego de aquellos.

Incluso con la inexperiencia de Mr. Irrelevant, el QB Brock Purdy, los Niners volvieron a exhibir una variedad de opciones para el novato; sin embargo, el principal punto fuerte de este conjunto, sigue siendo una defensiva que se confirma como algo pocas veces visto en esta liga. Sin más por añadir, vayamos a las acciones del encuentro.

Se los advertimos: los 49ers tienen defensiva de campeonato

San Francisco luce casi imparable actualmente, y hay buenas razones para empezar a creerlo; el equipo acumula una serie de 12 juegos ganados de forma seguida, siendo su mejor racha desde 1984. En buena medida, esto se debe a una de las mejores defensivas en un buen rato dentro de la NFL, capaz de compensar mucho en el proceso.

Aun con una primera mitad bastante discreta en ataque (solo nueve puntos anotados), los Niners no estaban ni siquiera debajo en el marcador, gracias a su defensiva; de hecho, se convirtieron en el primer equipo dentro de playoffs que no permitió TD al descanso desde la ronda Divisional 2016.

El QB Dak Prescott vivió un contraste muy marcado del juego de Ronda de Wild Card a este, donde aplastó a la defensiva de los Bucs. En esta ocasión, los 49ers prácticamente lo anularon en todo momento, y generalmente estuvo bajo presión en buena parte del encuentro, cosa que no vimos la semana anterior:

Mientras que en las pocas veces que evadió este asedio liderado por el DE Nick Bosa, finalmente terminó tomando decisiones precipitadas o erróneas totalmente, algo que esperábamos desde la previa. Fue evidente que, gracias al sobresaliente trabajo de sus rivales, forzaron una tendencia negativa en su juego, que solo creció con el pasar del juego; ya que Prescott ni siquiera sumó 200 yardas por aire en el encuentro, pero sí dos intercepciones:

Esto, junto a la lesión del RB Tony Pollard, marcó la tendencia de todo el partido, dándole una notoria ventaja a esa ofensiva de San Francisco, liderada por un pasador novato.

George Kittle lideró una ofensiva no tan brillante esta vez

Sinceramente, Purdy pudo tener la peor noche de su carrera como titular, de no ser por el trabajo de sus compañeros a su alrededor; principalmente, del TE George Kittle, que consiguió cinco recepciones para 95 yardas en el encuentro, siendo líder receptor del equipo en el encuentro.

El HC Kyle Shanahan fue bastante inteligente ajustando para atacar la zona profunda de Dallas, que dejó algo desprotegida para centrarse en defender al WR Deebo Samuel y RB Christian McCaffrey en la parte baja del campo. Esto permitió que Purdy, cuando tenía tiempo para lanzar, pudiera hallar a su tight end totalmente desmarcado; lo que hizo bastante sencillo que obtuviera un promedio por recepción de 19.0 yardas:

A partir de esta brecha, poco a poco los 49ers encontraron el rumbo en ataque; no obstante, tienen el mérito de no abandonar su idea principal de juego, incluso cuando el juego es muy adverso. Shanahan fue fiel a su guion inicial, y sus modificaciones solamente fueron puntuales. De repente, esto le permitió que jugadores secundarios como el RB Elijah Mitchell (14 ACARR, 51 YDS), pudieran generar hasta que los Cowboys tuvieron que ajustar y dejar de prestarle tanta atención a McCaffrey; el cual, respondió con este TD crucial:

A partir de la anotación, el juego realmente se decantó totalmente a favor de los locales. Ya para el último cuarto, fue un dominio casi completo de las circunstancias. La desesperación de sus oponentes fue tal, que intentaron jugadas así de absurdas:

Rumbo a Philadelphia esta semana

Con la clasificación a la siguiente ronda, San Francisco demostró lo que veníamos diciendo de ellos desde que comenzaron estos Playoffs NFL 2023: son un contendiente serio al SB. Al mismo tiempo, devuelve algo de credibilidad a esa vieja frase: las ofensivas ganan juegos, las defensivas ganan campeonatos.

Sin embargo, también están por enfrentar a un rival como el que no tuvieron en su impresionante racha de juegos ganados. En este momento, Philadelphia no es muy diferente como equipo, pues también son físicos, balanceados y muy desgastantes. No obstante, la diferencia crucial es en el QB.

La mayor preocupación de estos Niners debe estar en lo poco que hizo Purdy, y lo mucho que dejó pasar. Más allá de algunas jugadas aisladas, el partido no lo determinaron sus pases de la manera que uno esperaría de un titular con mejores hechuras. Si bien es cierto que no podemos esperar mucho de él todavía, la tendencia la viene arrastrando desde el juego contra Seahawks, y entre más mejoran las defensivas, peor se pone.

Pero si de defensivas hablamos, la de esta franquicia puede ser la que termine ayudando en sus problemas más inmediatos. Hasta con la variedad de juego que representaba su rival de turno, lo cierto es que presionaron sin parar en todo momento. Y ante un QB igualmente móvil, queda claro que esta fue una prueba importante para ellos.

Dicho lo anterior, no queda más que esperar al próximo domingo para saber quién será el representante de la NFC en el Super Bowl LVII. Acá pueden consultar los horarios de las finales de conferencia este año.

¿Creen que los 49ers están listos para volver al Super Bowl? ¿Qué sensaciones les dejó el triunfo de San Francisco? Pueden dejarnos sus comentarios debajo de este artículo o a través de nuestras publicaciones en redes sociales.

También te puede interesar:

¿Quieres repasar más del encuentro de esta tarde? No olvides reaccionar al partido junto a Jorge Tinajero, Luis Obregón y Carlos Gorozpe.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por
x