Ahora no fueron 13 segundos, sino todo un partido de inferioridad de los Bills

0

La sequía de títulos en Buffalo continuará, y cada año la decepción aumenta porque cuentan con un proyecto sólido que simplemente no logra consolidarse dando el siguiente paso: avanzar al Super Bowl. Por segundo año consecutivo las ilusiones de campeonato de los Bills concluyen en la Ronda Divisional, esta vez por pizarra de 27-10 a manos de los Bengals, y es válido iniciar a cuestionarse si realmente el QB Josh Allen y compañía son la potencia como la que se han vendido en el último par de campañas.

Los Bills fueron bastante inferiores a los Bengals

Desde el ángulo que pueda ser visto, pero los Bills no fueron capaces de dar una pelea decente este domingo ante los Bengals en duelo correspondiente a la Ronda Divisional NFL 2023. La realidad es que existen formas, y cuando un equipo considerado potencia es derrotado como en esta tarde, las alarmas se encienden y con justa razón, porque contendientes al Super Bowl hay pocos, y todo parecería indicar que Buffalo se niega a que se les tome enserio para formar parte de dicha categoría.

Los Bills prácticamente no metieron las manos, permitiendo que los Bengals subieran dos touchdowns a la pizarra en sus dos primeras series ofensivas, y con solo 15 minutos de partido, Buffalo ya estaba 14-0 abajo en el marcador. Y aunque entre inicios del segundo y tercer periodo tuvieron ligeros renaceres para poner el encuentro a siete puntos de distancia, nunca lograron cerrarlo a menos puntaje, y no les restó otra opción que observar cómo gradualmente Cincinnati se apoderó del juego.

La fórmula fue clara para los Bengals, quienes utilizaron series de larga duración para no permitir que Buffalo tuviera el ovoide. Además, el WR Stefon Diggs fue neutralizado con solo 4 recepciones para 35 yardas, y Josh Allen fue limitado a 25 de 42 envíos completos para 265 yardas, 0 TD y 1 INT, esta con menos de dos minutos en el reloj ya en el último periodo. Dicho de otra forma, el intercambio de ovoide no interfirió con el marcador pues fue en tiempo muerto, cuando no quedaba más que pelear.

Así, los Bills cerraron el encuentro con menos primeros y dieces, conversiones de terceras oportunidades, yardas totales, yardas por tierra, total de jugadas, posesión del ovoide, y en la categoría donde hicieron más fue en la errónea: penalizaciones. Debido a lo anterior realmente es momento de cuestionarse: ¿Buffalo es una verdadera potencia en la Conferencia Americana o simplemente ha sido la mejor mentira vendida en los últimos años?

Buffalo: ¿la mejor mentira jamás vendida?

¿Fue coincidencia que los Bills fueran expuestos? Si bien Allen y compañía tuvieron un día peor del esperado, la semana pasada ante Miami un tercer quarterback estuvo a poco de dejarlos sin playoffs. Esta vez, con Joe Burrow en los controles de Cincinnati, Buffalo fue incapaz de sobrevivir al tiroteo. Y la muestra clara es este video donde el CB Tre’Davious White, además de ser golpeado por su propio compañero, el S Jordan Poyer, también es penalizado por interferencia de pase sobre el WR Tee Higgins:

Dicha jugada, donde ambos elementos de los Bills fueron evaluados por lesión de cabeza, muestra que existen juegos donde nada sale según lo previsto. No obstante, Buffalo ha sido desenmascarado: por cuarto año consecutivo entran a playoffs de la mano de Allen, y en ninguna ocasión han llegado al Super Bowl, siendo eliminados por segunda vez al hilo en la Ronda Divisional, y las preguntas deben comenzar a surgir: ¿es el HC Sean McDermott el elegido para liderar a esta organización a la gloria?

Buffalo ha mostrado falta de carácter en sus últimas dos incursiones a playoffs. El año pasado los Chiefs requirieron de 13 segundos para mandar a casa a unos Bills que se veían en el AFC Championship Game. Llegó la offseason, realizaron movimientos de calidad e iniciaron el año como favoritos al SB LVII, pero una vez más son eliminados en la misma instancia y quizá este ya no es un problema de falta de talento, sino de capacidad para afrontar juegos de tensión; quizá este proyecto nunca termine de consolidarse.

Un proyecto que quizá nunca se consolide

Los Bills aún pertenecen al infame listado de 12 equipos que jamás han alzado el Vince Lombardi, ¿cuánto tiempo más deberán soportar sus aficionados irse sin alegrías? En el último par de campañas, Buffalo ha elevado las expectativas con adquisiciones de primer nivel y un proyecto que tenía en mente terminar el reinado de los Chiefs en la AFC, pero la realidad es que ahora comparten dicho objetivo con los Bengals, y es claro cuál es el proyecto que está rindiendo más frutos y en menor cantidad de tiempo.

Por si fuera poco, los Bills también deberán cuidarse dentro de su propia división de unos Dolphins que ya mostraron que pueden dar pelea, repartiendo la serie anual; de unos Jets que están a un quarterback de ser un equipo contendiente; e incluso de unos Patriots que de la mano del HC Bill Belichick y una gran defensiva siempre encuentran formas de robar triunfos. Dicho de otra forma, terminó el paseo de campo de Buffalo, y han concluido sus esperanzas de marcar solos una época de dominio.

Así, se avecina una época de verdadera incertidumbre, pues un equipo que claramente ha sido construido para hacerse con múltiples campeonatos, continúa quedándose a orillas del tan ansiado premio, y seguramente no desean que dicha tendencia se alargue. Múltiples cambios deberían avecinarse, pues el playbook no puede ser simplemente implorar que Josh Allen salga encendido cada partido, ya que hay ciertas ocasiones, como esta tarde, que dicha estrategia no resulta funcional.

¿A qué aspiran verdaderamente los Bills en 2023? ¿Continuarán siendo una potencia en la AFC? Te leemos en los comentarios debajo de este artículo y en nuestras redes sociales.

También te puede interesar:

¿Quieres repasar más del encuentro de esta tarde? No olvides reaccionar al partido junto a Jorge Tinajero, Luis Obregón y Carlos Gorozpe.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por
x