Los Giants no aguantaron ni un cuarto la superioridad de los Eagles

0

La Ronda Divisional de estos Playoffs NFL 2023 ha dejado sabor bastante amargo en New York, quienes pueden irse a casa sabiendo que tuvieron una mejor campaña de la que tanto propios como extraños esperaban, pero a quienes de humillante manera les han abierto los ojos: se encuentran demasiado lejos de ser una potencia en la Conferencia Nacional. En un partido donde absolutamente nada les salió bien, los Giants cayeron eliminados este sábado por la noche por pizarra de 7-38 a manos de los Eagles.

Los Giants no le duraron ni un cuarto a los Eagles

7 a 38 fue la derrota que los Giants se comieron esta noche en Philadelphia en duelo correspondiente a la Ronda Divisional, y pasará a la historia porque es oficialmente el marcador más amplio entre rivales divisionales en un partido de playoffs desde que la ya extinta AFL y la NFL se fusionaron en 1970. Exacto, en 53 años de historia jamás había ocurrido una paliza de este tipo en postemporada, pero anualmente los libros de historia se reescriben y a New York le ha tocado estar del lado gris en esta ocasión.

La triste realidad es que lo anterior ni siquiera ha resultado una sorpresa: los Giants estaban encaminados a sufrir desde que comenzó el partido, permitiéndole a los Eagles touchdown en sus dos primeras series ofensivas y en cuatro de sus cinco iniciales. Más preciso, New York estaba abajo en la pizarra 0-14 en el primer periodo, y 0-28 cuando expiró el reloj de la primera mitad, y si bien es cierto que los Jaguars recién enseñaron a no rendirse, esta vez hubo un dominio claro y absoluto de un solo equipo.

Con lo anterior se confirma que New York, como conjunto, se encuentran a años luz de ser una potencia en la NFC, y si bien nada les impide disfrutar del espléndido e inesperado viaje que realizaron para llegar a estas instancias del campeonato, la salida pesa, y duele aún más porque es la tercera vez en el año que son derrotados por los Eagles, poniendo el marcador global de las tres citas por un total de 45-108. Claro quedó que la NFC East no está lista para ser de unos Giants que, al menos hoy, nada les salió bien.

Nada salió bien para New York

Todo inicia con el QB Daniel Jones, quien completó 15 de 27 envíos para 135 yardas, 0 TD y 1 INT. Pero la realidad es que ofensivamente nadie colaboró: el RB Saquon Barkley concluyó con 9 acarreos para 61 yardas, y el RB2 Matt Breida tan solo con 4 acarreos para 23 yardas, pero a mitades del tercer cuarto aportó la única anotación del día para unos Giants que sufrieron como nunca, y quizá un video hable más que millones de palabras. A continuación, así se describe visualmente la noche de New York:

No, la jugada anterior no hubiera cambiado el resultado del juego, pero tan siquiera hubiera hecho más decoroso el marcador final y los Giants no se hubieran ido a casa con una paliza histórica. Pero claro no es solo culpa de la ofensiva, que por cierto permitieron hasta cinco capturas a su quarterback, sino que el lado defensivo prácticamente lució como boquete de túnel: los Eagles hicieron cuánto quisieron por la vía terrestre, y jamás se vio la mínima intención de que estuvieran por ser detenidos.

Sí, los Giants permitieron dos anotaciones por la vía aérea, pero el QB Jalen Hurts, el RB2 Kenneth Gainwell, y el RB3 Boston Scott, cada uno colaboró con un touchdown por tierra. Además, Gainwell es el primer corredor de los Eagles en romper la barrera de las 100+ yardas por la vía terrestre en un juego de playoffs desde 2006. Y, si a ello se le suma que el RB1 Miles Sanders cerró con otras 90 yardas, Philadelphia corrió para 268 yardas netas, simplemente inadmisible para New York.

Explicado desde otro ángulo, fueron los Eagles amos de la posesión de ovoide, y no es una fórmula que se le pueda permitir al que fue el mejor equipo de la NFC durante la campaña regular. Por ende, nuevamente sí, es válido afirmar que los Giants se irán a casa desolados por la actuación de esta noche, pero, en retrospectiva, fue una gran temporada para ellos, y el proyecto de primer año del HC Brian Daboll cobra demasiada fuerza, aunque, claro, hay múltiples puntos por mejorar.

Gran año de Brian Daboll, pero aún mucho por mejorar

Es claro que a partir de ahora, como ya piensan en 2023, la siguiente pregunta que los Giants pondrán sobre la mesa será la de si ejercer o no el quinto año del contrato de novato de Daniel Jones, además de si Saquon Barkley es digno o no de una extensión contractual. Ambos fueron la razón principal por la que el equipo ha llegado aquí, y se llevaron cúmulo de elogios la semana pasada al vencer a los Vikings en la Ronda Wild Card, pero hoy, sobre todo Jones, mostró no estar hecho para juegos grandes.

Sin embargo, no todo recae en él. Durante la campaña se habló de que este equipo tiene un cuerpo de receptores armado de jugadores en años prueba e incluso de otros recogidos de waivers. A Jones le falta quien le acompañe en la vía aérea, ya que no cuentan con ni una sola individualidad de renombre que, en esta NFL moderna, hace la diferencia. No obstante, esta fue una gran primera temporada de Daboll con los Giants, y es válido pensar que tiene un serio caso por el Head Coach del Año 2022.

¿Podrán mejorar su participación los Giants en 2023? ¿Es Daniel Jones un verdadero quarterback franquicia? Te leemos en los comentarios debajo de este artículo y en nuestras redes sociales.

También te puede interesar:

¿Quieres repasar más del encuentro de esta noche? No olvides reaccionar al partido junto a Jorge Tinajero y Luis Obregón.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por
x