La apuesta de John Harbaugh costó el partido y poco más a los Ravens

1

El partido de la semana 13 entre los Baltimore Ravens y los Pittsburgh Steelers en el Heinz Field, los locales se alzaron con la victoria en un duelo defensivo típico de estos rivales divisionales, con marcador de 20-19.

A pesar de lo mucho que sucedió en más de 59 minutos efectivos de juego, este encuentro será mucho más recordado por la decisión de John Harbaugh de ir por la conversión de 2 puntos tras anotar el touchdown que los ponía a solo un punto de diferencia, aun abajo, en el marcador.

Con 12 segundos en el reloj de juego, Lamar Jackson encontró a Sammy Watkins en la zona de anotación para poner el marcador 20-19. Con el punto extra, que habría sido ejecutado por el muy seguro Justin Tucker, las cosas se habrían empatado dando lugar muy probablemente al Tiempo Extra.

Sin embargo, Harbaugh dejó a su ofensiva en el campo, T.J. Watt ejerció presión sobre Jackson, quien se vio obligado a lanzar el pase en un ángulo menos que ideal, pero aun lograble y la trayectoria del balón fue más adelante de lo deseado, de tal modo que Mark Andrews no pudo controlar en envío y el pase fue incompleto, dándole así la victoria a los Steelers.

¿Por qué ir por 2 puntos en esa situación?

Hay quienes piensan que mandar un partido a Tiempo Extra implica dejar tu destino a la suerte de un volado, a pesar de del relativamente reciente cambio de regla que implica que para ganar en tiempo extra en la primera posesión un equipo debe anotar un touchdown.

En un partido en el que las defensivas habían impuesto condiciones, sobre todo en términos de anotaciones, es posible que Harbaugh haya pensado que su ataque estaría mejor buscando terminar el partido en ese momento, aprovechando la inercia de haber conseguido un drive de 8 jugadas y 60 yardas, que los había puesto a solo un punto de distancia en el marcador, que extendiendo el partido y empezando desde cero.

Después de todo, la defensiva de los Steelers permitió puntos únicamente en dos de cinco visitas de los Ravens a la zona roja, mientras que Pittsburgh convirtió en la única ocasión en la que estuvo en esa situación.

De mantenerse esa tendencia, los Ravens habrían terminado pateando un field goal, en el mejor de los casos, o incluso despejando el balón dejando el partido en manos de su defensiva, que en todo el partido permitió más 100 yardas totales a Najee Harris y otro tanto a Diontae Johnson con un par de anotaciones.

La recompensa si las cosas salía bien para los Ravens era conseguir la victoria en ese momento, sin mayor prórroga. Harbaugh habría quedado como el genio de gran valía que fue por todo y ganó, mientras que Lamar Jackson habría sido el héroe que ejecutó el drive de la victoria en el momento de la verdad como visitante, y contra el odiado rival divisional.

¿Por qué no ir por 2 puntos?

Lo que detiene a muchos head coaches de hacerlo es el peor escenario, el cual se presentó en esta situación.

Conseguir dos yardas en zona de gol, es mucho más difícil de hacer que de decir y si consideramos que era la jugada que definía el partido, la presión crecía.

Para esta situación tiene que haber una jugada con la que los 11 jugadores a la ofensiva se sientan cómodos, sobre todo los que tocarán el balón o estarán cerca de él; en este caso, Lamar Jackson y Mark Andrews.  Al parecer ellos dos estaban bien, pero la protección simplemente no pudo contener el pass rush, lo cual terminó siendo definitivo.

El margen de error es tan corto que muchas veces es preferible alargar el tiempo de juego, abriendo así un “partido nuevo” en Tiempo Extra en el que las posibilidades de ganar y perder se componen de muchos más factores que la ejecución de una sola jugada.

El costo del resultado

Es obvio que Harbaugh sabía que de fallar el intento, perdería el partido; sin embargo, eso era solo lo inmediato, la derrota implica varias cosas más: Los Steelers siguen vivos en la conversación para pelear por un lugar en postemporada con récord de 6-6, además ellos, después de tener una ventaja relativamente cómoda en la AFC, con la derrota se han ido del primero al tercer lugar detrás de los Patriots y los Titans.

Considerar todas las combinaciones de resultados y sembrados clasificatorios es algo que tal vez un head coach no está pensando en los segundos que tiene para tomar la decisión de ir por 1 o 2 puntos en el extra, solamente está pensando en ganar ese jugo y así acomodar todo en consecuencia.

En las cinco semanas que quedan de temporada regular, los Ravens enfrentan a cada uno de sus rivales divisionales y los otros dos son partidos contra Packers y Rams, por lo que el reto no luce fácil. Este cierre de temporada será lo que termine por definir el lugar en el que calificarán a Playoffs.

Los Steelers, por su parte, tienen dos juegos divisionales contra Browns y Ravens en las últimas dos semanas y enfrentan la próxima semana a los Vikings en jueves por la noche seguidos de Titans y Chiefs, por lo que su camino tampoco parece nada sencillo.

¿Qué hubieras elegido de estar en el sitio de John Harbaugh para este partido Ravens vs Steelers? Te leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales.

1
Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
1 Comentarios de este post
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentarios más populares
1 Usuarios que han comentado
Bernardo Recientes comentarios por
  Suscríbete  
reciente antiguo más votado
Notifícame por
Bernardo
Visitante
Bernardo

Sin las dos esquinas titula res de Ravens, es lo mismo si perdía el volado, yo también me la hubiera jugado, además de un Lamar mediano,.