Mis favoritos para Entrenador del Año en la NFL en 2021- Desde la yarda 1

2

Entrenadores que pueden dibujar las jugadas en un pizarrón, hay muchos. Aquellos que ganan, son quienes se adentran en la mente de sus jugadores y los motivan.”  -Vince Lombardi.

A decir verdad, cuando comencé a escribir estas líneas, la temática del texto me parecía mucho más sencilla: escoger al mejor entrenador del año en la NFL, según mis criterios.

Conforme le he dado vueltas al asunto, me ha costado cada vez más trabajo escoger a un claro favorito, aunque a final del día conseguí mi objetivo.

Mis criterios para Entrenador del Año en la NFL

¿Qué hace a un entrenador ser considerado el mejor Head Coach del año en la NFL? ¿Es su habilidad de estudiar y preparar un partido? ¿Es la capacidad que tienen para cambiar su plan de juego acorde a las circunstancias? ¿Es la habilidad de sacar el mejor provecho a la capacidad de sus jugadores? ¿Es tener al equipo con el mejor récord?

Todas esas características, sin duda, entran en consideración a la hora de escoger a un candidato a entrenador del año, no obstante, para mí, son dos singularidades más las que deberían tener más peso a la hora de escoger a nuestro Coach del Año. La primera es que el equipo adopte la personalidad del entrenador y, la otra, favorecer a quien sea capaz de hacer más con menos, es decir, llevar al máximo el talento de sus jugadores en aras de conseguir lo más importante en el deporte: la victoria.

Por lo anterior y, sin más preámbulo, les presento mi lista de candidatos a entrenador del año y los motivos para considerar su candidatura:

5. Nick Sirianni, Philadelphia Eagles

Mucho debatí conmigo mismo para decidir si Brandon Staley (L.A. Chargers) pertenecía en esta posición, sin embargo, el cambio que hubo de un año a otro con el equipo angelino, no fue tan radical como lo fue con los Eagles. Sirianni tomó un equipo que terminó roto en 2020, con marca de 4-11-1 y con muy bajas expectativas para 2021, mismas que al arranque de la temporada se cumplieron.

Conforme avanzó la temporada, Philadelphia fue mejorando circunstancialmente, al grado de que entre las semanas 8 y la 17, solo perdieron un par partidos, sellando así su pase a la postemporada.

¿Cuál es el gran mérito de Nick Sirianni? Supo ajustar la identidad de su equipo para jugar a las fortalezas del mismo. Entendió que Jalen Hurts no es un quarterback de élite y que la verdadera identidad de este equipo era la de correr el balón, al grado de terminar la temporada como el mejor ataque terrestre de la liga, corriendo con mucha efectividad y evitando de esta manera los intercambios de balón que tanto daño le hicieron al inicio de la campaña.

Sumen ese ataque terrestre con una defensiva top 10 y tenemos a un equipo que, de haber ganado nada más cuatro juegos el año anterior, estará jugando playoffs en esta temporada.

4. Matt LaFleur, Green Bay Packers

Head Coach Matt LaFleur de los Packers. Foto de Getty Images.

 

Es probable que muchos me vayan a matar por poner en esta posición a Matt LaFleur, más aún porque su equipo terminará la temporada como el mejor récord de toda la NFL y, porque será su tercera temporada con marca de 13-3.

Por números y por posición, deberíamos darle el premio a LaFleur, como muchos expertos señalan: “se lo merece”. Sin embargo, esto no es meritocracia, esto es sobre lograr cosas que nadie más. En ese rubro, es donde LaFleur nos queda a deber.

De todos los candidatos a Coach del año, Matt LaFleur es quien tiene más armas con que pelear el ser líder del mejor equipo de la NFL en récord, los Green Bay Packers. De entrada, tiene al QB Aaron Rodgers, el cual probablemente sea nombrado MVP de la liga (otra vez), muy a pesar de haberse echado al mundo encima con su pesada actitud fuera del campo.

Además de Rodgers, tiene a Davante Adams, el mejor receptor de la liga, y un tándem de corredores que ya quisieran muchos equipos, Aaron Jones y AJ Dillon.  Su equipo es líder en diferencial de robos y entregas de balón con +16, pero es gracias a que Aaron Rodgers rara vez lanza una intercepción o pierde un balón.

¿Dónde es que la candidatura por LaFleur pierde credibilidad? En 2 de los 3 partidos que ha perdido esta temporada, Aaron Rodgers no ha jugado. En la semana 1 ante Saints, no jugó por “berrinche” y en la semana 9, ante Chiefs, estuvo fuera a causa del COVID. Si volvemos a observar esos partidos, vemos a un entrenador que, sin su mejor jugador, está perdido y no es capaz de idear un plan de juego ganador.

3. Bill Belichick, New England Patriots

Me atrevo a decir que este 2021, fue uno de los mejores años de Bill Belichick como entrenador.  Estamos hablando de un hombre que ha dominado la liga por dos décadas como entrenador y que ha ganado este premio en tres ocasiones. A pesar de eso, lo que hemos visto de Belichick este año, es excepcional.

De entrada, cambió su forma de atacar la temporada baja y la agencia libre. En lugar de trabajar con presupuesto mínimo y gastar solo en lo necesario, se dio cuenta de que los hoyos de su equipo solo los iba a tapar trayendo agentes libres de alto calibre. Posteriormente, hizo algo que nunca en su carrera. Seleccionó un quarterback en la primera ronda del Draft, Mac Jones, con todo el afán de convertirlo en su pasador titular desde el día 1.

Se puso a trabajar y logró regresarle a los Patriots, el ADN con el que fueron campeones, hace ya 20 años. Un dominante juego terrestre (octavo mejor de la liga)  que controle el reloj y le quite presión al quarterback novato y, una defensiva especializada en robarle el balón al rival (30 robos en la temporada).

En pocas palabras, Bill Belichick hizo lo que sabe hacer mejor: Trabajar a su equipo para jugar a sus fortalezas y exponer las debilidades del rival.

2. Zac Taylor, Cincinnati Bengals

Zac Taylor, head coach de los CIncinnati Bengals.

 

Perder a tu quarterback novato, primera selección global del Draft, debido a un pobre trabajo de tu línea ofensiva, no es fácil. Reponerse de algo así, aún menos.

Zac Taylor llegaba al 2021 con una posición privilegiada en el Draft. La tercera global. Con un prospecto de tackle ofensivo como Penei Sewell disponible, tras lo sufrido un año antes, la selección de sus Bengals parecía automática. Sin embargo, Taylor decidió arriesgarse y tomar al receptor Ja’Marr Chase con esa tercera selección, esto, con el afán de sacar todo el talento como pasador que tiene a su disposición Joe Burrow.

Es cierto, Burrow sigue siendo el quarterback más capturado de toda la NFL (51 sacks), sin embargo, el cambio que han tenido los Bengals de la mano de Zac Taylor y un sano Joe Burrow, es innegable.

De entrada, y de venir del fondo de la AFC North, lograron el título divisional –algo que lucía como impensable al inicio de la temporada– y lo hicieron cobijados por la quinta mejor ofensiva de la NFL. Podríamos decir que todo fueron Burrow y Ja’Marr Chase, sin embargo, Taylor tuvo mucho que ver en esta transformación.

El más claro cambio, fue que pasaron de la ofensiva 29 a la ofensiva 5 de la NFL, sin embargo, es más lo que logró hacer con la identidad del equipo. Los transformó en un conjunto que juega con un fuego interior, con hambre de mostrar que quieren cambiar la historia perdedora de la franquicia. Para mí, la muestra más clara, son los 147 puntos combinados que le anotaron a Pittsburgh y Baltimore en esta campaña.

Tal vez Taylor no sea el pick más sexy para coach del año, pero el trabajo que ha hecho para ser considerado, no puede negarse.

1. Mike Vrabel, Tennessee Titans

Si hablamos de un equipo que adopta el estilo de su entrenador, como una de las mejores características de un buen head coach, Mike Vrabel se lleva el premio de calle. No obstante, el mérito para ganar el premio a Coach del Año va mucho más allá de terminar la temporada como posible primera siembra de la AFC. 

En la semana 8, se quedó sin su mejor jugador, Derrick Henry. A pesar de eso, sus Titans no perdieron su identidad. Salvo dos semanas, en todos sus demás partidos, promediaron arriba de 90 yardas por carrera.

No solo fue la lesión de Henry. También estuvo casi toda la temporada sin sus dos receptores estelares: A.J. Brown y Julio Jones. Aun así, la ofensiva logró mantenerse en el top 15 de la liga. Su defensiva, que parecía no ser la carta fuerte del equipo, terminó como la sexta mejor de la NFL en puntos permitidos, logrando robar 12 balones y capturando al quarterback en 41 ocasiones.

A pesar de tener un diferencial de -3 en robos/entregas de balón, el equipo logró ganar 11 partidos en la temporada, gracias, en parte, al tremendo trabajo en terceras oportunidades, donde fueron el 8º mejor equipo de la NFL en convertir en tercera y el 6º mejor en evitar que les convirtieran.

De las 11 victorias que lograron esta temporada, siete fueron contra equipos que tuvieron récord ganador en 2020, de los cuales seis, estuvieron en postemporada. Todos esos logros los consiguió Vrabel alineando a 88 jugadores distintos a lo largo de la temporada, debido a lesiones y ausencias por Covid-19. Es la mayor cantidad en la historia de la NFL.

Si lo que hizo Mike Vrabel como entrenador esta temporada no es digno de Head Coach del Año, entonces el premio no tiene credibilidad en lo absoluto.

¿Para ti quienes son los candidatos y el favorito a Head Coach del año en la NFL? Te leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales.

2
Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
2 Comentarios de este post
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentarios más populares
2 Usuarios que han comentado
RafaMartín Recientes comentarios por
  Suscríbete  
reciente antiguo más votado
Notifícame por
Martín
Visitante
Martín

Me gusta mucho la decisión de Vrabel. Creo que estás siendo muy duro con Lafleur.
Saludos (:

Rafa
Visitante
Rafa

Urban Meyer?????