Los Jets sacaron lo que pudieron de Sam Darnold

0

Al cambiar a Sam Darnold a Carolina por un par de picks a futuro, los Jets dejaron en claro que tomaron lo que pudieron en este movimiento. Los Panthers, por su parte, tuvieron que moverse dentro del marco de opciones que tienen en estos momentos.

¿Por qué decimos esto? La razón es simple: Carolina es uno de los equipos que estaban en un “limbo” previo al Draft después del cambio entre 49ers y Dolphins. Tras este movimiento, era un hecho que los tres primeros equipos de la primera ronda tomarían a un quarterback, así que Trevor Lawrence, Zach Wilson y Justin Fields deberían estar fuera de su alcance cuando los Falcons estén en el reloj.

Si un equipo quiere tomar a un QB en la primera ronda (Trey Lance o Mac Jones) la apuesta más segura parece ser subir al puesto 4 para evitar que alguien rebase. Carolina, que está en el puesto 8, podría ver cómo alguien se le adelante antes del 7: Denver o New England podrían animarse a dar ese salto. Y, seamos sinceros, parece poco probable que Atlanta quiera hacer un cambio para que sus rivales divisionales consigan un QB franquicia. Es más, los Falcons podrían tomar a Lance o Jones para tener al reemplazo de Matt Ryan.

Así que el Draft NFL 2021 parece un tema muerto para los Panthers en cuestiones de seleccionar un QB. Sus opciones quedaban entonces en la Agencia Libre, donde también se vieron lentos porque estaban tratando de armar un paquete lo suficientemente atractivo para ofrecer a los Texans cuando decidieran  cambiar a Deshaun Watson. El problema es que eso, como todos saben, ya está muy complicado.

Total que los Panthers llegaron al inicio de abril con una situación muy complicada: su opción ideal, que era obtener a Deshaun Watson, se vino abajo por los problemas legales del quarterback. Por esperar a “jalar el gatillo” en ese cambio dejaron pasar la Agencia Libre y, con el Draft moviéndose de tal manera que ellos parecen estar fuera de la contienda por los principales prospectos en la posición, había que ser creativos.

O actuar de forma desesperada, que fue justo lo que hicieron.

Sam Darnold no es un QB franquicia que vaya a solucionar los problemas de los Panthers. Es, en el mejor de los casos, un jugador que podría beneficiarse del cambio de escenario y recuperar algo del potencial que se le veía cuando llegó a la NFL. ¿Es una mejora garantizada sobre Teddy Bridgewater? No, no exactamente. ¿Puede serlo? Sí, pero es una mera posibilidad.

Así que técnicamente entregar una selección de sexta ronda en 2021 y una de segunda y de cuarta ronda en 2022 suena como un precio elevado. Pero los Panthers no tenían opción, porque apostaron a otras cosas que eventualmente no funcionaron.

Los Jets, por su parte, tampoco tenían mucho qué hacer en este caso. Con la posición 2 en el próximo Draft, era un hecho que tomarían un QB. Incluso, sería un error no hacerlo, sobre todo por el nivel de talento que hay en esta generación, así que Darnold era básicamente un remanente del régimen anterior que no resultaba necesario en esta “nueva etapa”.

El problema para ellos es que esperaron demasiado para hacer el cambio porque esperaban que alguien les diera una selección de primera ronda. Ese fue un error enorme, sobre todo porque los equipos que podrían haberse interesado en Darnold (Washington, Indianapolis, San Francisco) terminaron buscando otras opciones cuando vieron el precio solicitado. Al irse esfumando el posible mercado para Sam Darnold las cosas se fueron complicando para los Jets, y ahora tuvieron que tomar la única oferta que quedaba en la mesa.

Así que, técnicamente, nadie ganó en este cambio, al menos de momento. Cada equipo hizo lo que tenía que hacer dadas las circunstancias. Ustedes, ¿qué opinan? ¿quién se lleva la mejor parte en este cambio? Esperamos sus comentarios.