El primer partido “post-Dak” fue un desastre para los Cowboys

1

Después de perder a Dak Prescott la atención estaba sobre los Cowboys en su juego ante Arizona, y sobra decir que fue un partido para el olvido. La lesión de Dak dio paso al suplente recién llegado Andy Dalton, y aunque muchos aficionados de los Cowboys pensaban que el “Red Rifle” era una mejora sobre Prescott, la realidad es que el problema en Dallas está muy por encima de lo que haga su QB.

Primero que nada, cuando tu QB estrella queda fuera, esperas que tus otros jugadores estelares hagan un poco más para cargar con el peso de la ofensiva, y eso no sucedió. De hecho, Ezekiel Elliott fue parte importante del problema este día, al sumar apenas 49 yardas y soltar dos balones. De hecho, es algo sumamente raro que Zeke tenga fumbles:

Amari Cooper (7 recepciones, 79 yardas, 1 TD) y CeeDee Lamb (7 recepciones, 64 yardas) hicieron lo que pudieron, pero la realidad es que la producción de Dalton estuvo muy por debajo de lo que Dak Prescott hacía este año. Dalton completó 34 de 54 pases para 266 yardas con una anotación y dos intercepciones.

Cuando tu ofensiva entrega cuatro balones, es casi imposible pensar que tu defensiva podrá aguantar. Y menos cuando es la defensiva de Dallas.

Los dolores defensivos de los Cowboys

Todo el año se ha hablado de los problemas que tiene la defensiva de este equipo, y hoy se mantuvo la tendencia. De hecho los Cowboys han permitido al menos 30 puntos en cinco partidos consecutivos, marcando la primera vez que esto sucede en 30 temporadas para esta franquicia.

Fue una noche larga para esta unidad, que permitió 164 yardas terrestres y dos anotaciones de Kenyan Drake, 188 yardas por pase con 2 TD y otras 74 yardas por tierra y una anotación más de Kyler Murray y dos recepciones para 86 yardas y dos anotaciones de Christian Kirk. Vamos, con todo esto, las dos recepciones para 73 yardas de DeAndre Hopkins se ven como una aportación “modesta”.

Y la mejor muestra de lo que fue el partido de esta defensiva está en el último touchdown del encuentro:

Ya sabíamos que el futuro de los Cowboys sin Dak Prescott era sombrío, pero hoy fue una realidad que es imposible de negar. Y parece el inicio de una espiral descendente en Dallas.

¿Qué pasará con los Cowboys sin Dak esta temporada? ¿Cuántos partidos más van a ganar? Esperamos sus comentarios.