Russell Wilson sigue demostrando que merece el MVP

0

Aunque no fue el mejor de sus partidos en general, Russell Wilson demostró una vez más que debe ganar el premio al MVP de la Temporada NFL 2020.

Cierto, los Vikings lo hicieron ver mal en la primera mitad. Y sí, su equipo tiene muchos problemas que pusieron el invicto muy cerca de caer. Pero Wilson, una vez más, demostró que tiene todo lo necesario para echarse al equipo en los hombros y salir adelante.

Con una fantástica serie de 94 yardas que consumió 1:42 en el reloj, Russell Wilson llevó a los Seahawks a anotar el touchdown que les dio la victoria por marcador de 27-26 sobre los Vikings. Aquí es dónde el legado de Wilson se confirma: puede ganar los partidos más complicados y lo hace de manera bastante común.

Ese pase a D.K. Metcalf vino con 14 segundos en el reloj y fue en una cuarta oportunidad. Uno más de los muchos regresos que este jugador tiene en su carrera.

De hecho esta fue la vez número 30 que Russell Wilson dirige una serie ganadora de partido, lo que representa la mayor cantidad en la NFL. Además es la victoria número 14 para los Seahawks desde el año pasado en partidos decididos por una posesión. Cabe mencionar que ningún otro equipo tiene más de diez.

Y ese es precisamente el valor de Wilson: es un jugador que te mantiene en los partidos, lo cual es altamente valioso para cualquier franquicia.

¿Qué pasará con Russell Wilson y el MVP?

En estos momentos hay un par de jugadores que están armando casos muy interesantes para recibir este premio, Josh Allen y Aaron Rodgers. Aunque ambos están en un gran momento, es necesario remarcar que Russell Wilson está haciendo las cosas con mucho menos talento de lo que uno podría pensar.

Primero que nada, hoy quedó evidenciada la defensiva, que literalmente se salvaron porque su QB regresó el encuentro. Pero con una unidad así es claro que los Seahawks necesitan de Wilson muchísimo, y hasta ahora eso han tenido.

Por ahora los Seahawks están invictos y parece claro que este equipo llegará hasta donde Russell Wilson los lleve. Y considerando la forma en que está jugando, queda claro que ese destino es muy lejano.