¿Hasta dónde puede llegar el legado de Andy Reid? – Café Lombardi

0

Con la victoria en el Super Bowl LVII, el entrenador en jefe Andy Reid entra a formar parte del exclusivo club de HC con múltiples Super Bowls; en concreto, es el número 14. Se une así a una élite que sigue claramente liderada por Bill Belichick, con seis campeonatos, seguido de Chuck Noll con cuatro. Lo que hace diferente a Reid frente a sus trece compañeros de profesión es que ahora mismo es el único preparado para continuar ampliando su legado, pues tras numerosos rumores sobre su retirada, ya dejó claro que piensa continuar en 2023.

Y quién sabe hasta cuando piensa Andy Reid seguir en activo. Tengo muy claro que, mientras tenga un arma tan diferencial como Patrick Mahomes jugando de pasador, no tiene pensada su retirada. Solamente un problema de salud, algo que no puede descartarse para nadie, podría dejar al orondo entrenador en jefe fuera de los emparrillados. Porque si algo tengo claro es que Andy Reid no es hombre de oficina.

Bud Grant ya lo sabía

Aquel legendario head coach de los Minnesota Vikings durante 18 temporadas es famoso por una cita: “Un entrenador jefe exitoso necesita una esposa paciente, un perro fiel y un gran quarterback. Y no necesariamente en ese orden”. 

A pesar de entrenar su etapa más exitosa en la década de los setenta, cuando las defensas dominaban la liga a su antojo, Grant ya sabía de la enorme importancia de tener un gran pasador. Los Vikings con Bud Grant llegaron a cuatro Super Bowls, todos saldados con derrotas, de la mano de Joe Kapp en una ocasión, y en otras tres con Frank Tarkenton, miembro del Salón de la Fama y que se retiró con todos los récords de pasados de la era. 

Grant dejó para la posterioridad aquella célebre frase en una época cuando aún era posible ganar el Super Bowl con la defensa y el juego de carrera como principales bastiones. De hecho, Bud Grant contó con una de las unidades defensivas más legendarias de la NFL, los Purple People Eaters. Esa frase, con el tiempo y la evolución del juego, ha ido adquiriendo más importancia con la enorme dependencia que tiene el juego moderno hacia los pasadores. Aunque todavía es posible ganar el Vince Lombardi con un pasador mediano como Brad Johnson, Joe Flacco o Nick Foles, lo indudable es que, para que un entrenador jefe gane varios campeonatos, es necesario tener un gran QB. 

HC exitoso = HOF QB

Bill Belichick ganó seis anillos con Tom Brady jugando de QB. Sin los servicios del que muchos llaman G.O.A.T. toda su presencia en la postemporada quedaría reducida a tres partidos, dos en Cleveland y otro en New England. Chuck Noll ganó cuatro anillos con Teddy Bradshaw como QB, otro pasador que tiene su busto en Canton, Ohio. Bill Walsh y Joe Gibbs son los siguientes de la lista con tres campeonatos. El primero lo ganó todo con Joe Montana como QB y dejo las bases sentadas para que su heredero, George Seifert, ganara otros dos campeonatos con el mismo Montana y Steve Young, pasadores ambos, de calibre Hall Of Fame.

Joe Gibbs, tres veces campeón con los Washington Redskins, es el caso más singular de todos. Con fama de ser un visionario, fue capaz de campeonar tres veces con tres quarterbacks diferentes: Joe Theismann, Doug Williams y Mark Rypien, pasadores todos sin la más mínima posibilidad de entrar en el Salón de la Fama, y que se acercan más al mencionado molde de Flacco, Foles o Johnson.

Entonces, al otear el panorama, Reid es el único entrenador jefe con al menos dos campeonatos en sus vitrinas que puede igualar o superar a todos los anteriores. De los 10 head coaches empatados en palmarés, es el único que permanece en activo; sin olvidar que acumula otra presencia en el Super Bowl, en su etapa como entrenador jefe en Philadelphia donde tuvo como pasador a Donovan McNabb, un buen QB en sus mejores momentos, pero muy lejos de las prestaciones de otros pasadores.

Mahomes es la garantía para Andy Reid

Tan simple como esto: Andy Reid sabe perfectamente que, mientras tenga a un QB como Patrick Mahomes, va a ser un contendiente perenne al Vince Lombardi. De hecho, Mahomes ha jugado todas las finales de la AFC desde que es titular y tres Super Bowls en apenas un sexenio como profesional.

El actual formato de la liga premia el juego ofensivo, sobre todo el de pase, y en aras de la seguridad establece cada día mayores limitaciones a las defensas, lo cual beneficia enormemente a un jugador del corte de Mahomes. ¿Por qué va entonces Reid a hacerse a un lado cuando nunca ha sido más fácil ganar un SB en su situación, y además tiene la oportunidad de igualar a Bill Walsh —de cuyo tronco desciende— teniendo a su disposición a un QB generacional? 

Finalmente hay un matiz que debe ser considerado: los que se acaban retirando son los QB, y no los entrenadores en jefe. Ningún HC deja su puesto si tiene un pasador generacional con el que puede ganar campeonatos: es al revés, el coach deja su puesto cuando ya no tiene un pasador generacional y no logra encontrar un relevo. En la era del Super Bowl solo un head coach ha sido capaz de encontrar sucesor a su pasador legendario: Bill Walsh con el paso de Joe Montana a Steve Young.

Por ello, es claro que Andy Reid no tiene ninguna necesidad de marcharse cuando tiene al alcance de su mano ganar más Súper Bowls. En todo caso, si Patrick Mahomes abandona la franquicia, o cuando le toque retirarse, solo ese día es cuando Andy Reid lo dejará.

¿Cuántos anillos crees que consiga Andy Reid cuando se retire de la NFL? Te leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por