Los Packers le niegan armas a Aaron Rodgers y toman CB

0

En algo que parece ser cada vez más común, los Packers ignoraron los deseos de su QB franquicia y tomaron algo distinto a un receptor en el Draft NFL 2021. Lo más interesante es que parece una lucha de poderes entre Aaron Rodgers y la gerencia del equipo, y esto pinta cada vez más hacia el divorcio laboral.

Los antecedentes

El año pasado parecía un hecho que los Packers tomarían un receptor en la primera ronda del Draft NFL 2020, sobre todo porque el consenso general era que hacía falta un compañero para Davante Adams. Al final eso no pasó y los Packers se fueron en una vía totalmente distinta, seleccionando a Jordan Love, el inminente reemplazo de Rodgers.

En aquel momento surgieron reportes sobre una aparente molestia del QB con la gerencia y el staff de coaches, y en ese instante se hizo presente la noción de que Rodgers podría salir del equipo. Al final los Packers alcanzaron la Final de la NFC y Rodgers recibió el MVP de la Temporada NFL 2020, pero quedaba claro que hacia falta un poco más de piezas al ataque.

Esa presión que en su momento Rodgers puso a los Packers pareció crecer el día de hoy con los reportes de que no quiere seguir en el equipo y está buscando que el equipo lo cambie. Esto podría tomarse como una señal de que estaba pidiendo más armas, y los Packers decidieron hacer caso omiso a la petición en este Draft.

Con su selección de primera ronda Green Bay tomó al CB Eric Stokes de Georgia:

¿Se rompieron las cosas entre Packers y Rodgers?

La selección de Stokes se puede tomar como la respuesta directa del equipo a los reportes de que Aaron Rodgers se quiere ir: no les interesa.

Da la impresión de que el equipo está siguiendo un plan de trabajo para construir las bases del futuro sin dejar de apostar al presente, y si eso no le agrada a Aaron Rodgers, entonces no les preocupa mucho. Es más, los Packers podrían argumentar que hicieron su parte reteniendo a Aaron Jones, una de las principales piezas ofensivas de los últimos dos años.

Ahora sigue esperar a la reacción de Rodgers. El año pasado no pasó mucho y tuvo una gran temporada, pero los reportes del día de hoy son mucho más “escandalosos” que los de hace un año. Así que al parecer esta novela apenas está empezando, y el nuevo capítulo es un poco más de lo mismo: los Packers siguen desairando a su QB.

¿Qué pasará con los Packers y Aaron Rodgers? ¿Veremos a este QB en otro equipo en 2021? Esperamos tus comentarios.