Malas decisiones de Frank Reich y Philip Rivers sepultaron a los Colts

0

En la derrota de este día ante los Bills en el duelo de Wild Card de los Playoffs 2021, y de la misma forma a lo largo de la temporada regular, los Colts tomaron malas decisiones cuando el marcador no los favorecía. Sin duda, el principal responsable de esto es el HC Frank Reich, aunque también podemos encontrar algo de responsabilidad en el QB Philip Rivers.

Por Ignacio Iglesias

¿Qué pasó hoy con los Colts?

El partido de comodines de hoy, no fue la excepción. Aunque Indianápolis finalizó con un marcador holgado de 24-27, a lo largo del partido, hubo jugadas que pudieron haber torcido el resultado a favor. Más allá de los motivos y análisis que podamos hacer, la noticia es que los Bills se quedaron con el primer duelo en postemporada entre estas dos franquicias y siguen en carrera, mientras que los Colts son los primeros eliminados de los playoffs.

Lo cierto es que si analizamos finamente, algunos factores de los visitantes fueron sorprendentes. Pero algo que ha sido lamentablemente una constante en la temporada fueron las pésimas decisiones de Reich. La más significativa hoy fue no haber optado por un FG cuando su equipo se encontraba 10-7 en el segundo cuarto. En un cuarto down a pocas yardas de la zona de anotación, los Colts buscaron el TD y se quedaron con las manos vacías. Peor aún, los Bills marcaron su TD en la jugada siguiente. Más adelante, luego de ver llegado a la zona prometida por segunda vez, Indianápolis buscó una conversión de dos puntos sin éxito y quedó 16-24. En cuanto al juego, nadie tuvo dudas que los Colts eran favoritos por tierra, sin embargo, las mejores jugadas por esta vía llegaron en el último cuarto, algo tarde.


Particularmente, la ofensiva fue de menor a mayor. En la primera parte del juego, no encontraron buenos caminos. Pero, al ver que el partido se alejaba, en el último cuarto la desesperación dio algunos buenos frutos. En sí, los Colts terminaron significativamente arriba de su promedio de yardas (378) con 472 yardas totales. Aunque en cuanto a puntos se refiere, estuvieron por debajo del promedio obtenido en la temporada regular (28,1).

A pesar de varias críticas que pudimos hacer de la elección de jugadas, Rivers fue quien terminó con los mejores números: 27 pases completos de 46 intentos para 309 yardas y 2 TD. También se destacaron sus corredores (Jonathan Taylor y Nyheim Hines) que finalizaron arriba de las 75 yardas cada uno. Por último, el trabajo de la línea ofensiva será recordado como uno de los mejores de este año, lamentablemente más temprano de los que hubiera deseado.

La defensa y los equipos especiales tuvieron una actuación inversa, fueron de mayor a menor. El LB Darius Leonard volvió a ser el motor defensivo, pero esta vez con números en contra y más arriba de lo esperado: 397 yardas contra un promedio de 332,1 y de 22,6 puntos. Como anticipamos en Primero y Diez, los Colts tienen buena marca contra el juego terrestre, pero no contra los balones aéreos. Justamente los Bills son de las mejores ofensivas en este punto y quedó demostrado.

Por otra parte, los equipos especiales comenzaron bien, encajonando en las primeras jugadas a los locales, pero esta magia se fue perdiendo. El peor momento de los equipos especiales fue el FG errado de 33 yardas cuando iban 10-17 en el tercer cuarto.

¿Se reflejó lo que esperábamos antes de este juego?

Es cierto que los Colts tuvieron el calendario más fácil en la temporada 2020. Sin embargo, hoy vimos que estuvieron cerca de conseguir la victoria. Lamentablemente, las decisiones del coach Reich para ir por tres o seis puntos o buscar 2 puntos extras y no una patada, como las elecciones de jugadas de Rivers, no ayudaron al desempeño de los Colts. Además, hay cuestiones que eran totalmente previsibles: la mala cobertura defensiva y la necesidad de utilizar el juego terrestre. Bueno, la primera no hubo caso y la segunda llegó tarde.

De esta forma, Indianápolis se queda afuera contra un rival que en los papeles era el favorito, pero el desarrollo del juego demostró que tenía equipo para sacar el partido adelante. Ahora, solo queda tomar las maletas y pensar en la temporada siguiente.