Los Cowboys por fin encontraron lo que buscaban en 2020

0

Por Ignacio Iglesias

Dallas logró una difícil victoria por 31-28 ante los Vikings para cortar una racha de cuatro partidos consecutivos perdidos, y recobraron el sueño de ser campeones divisionales en la débil pero peleada NFC East. Lejos de todo pronóstico, como lo hizo en las últimas dos semanas, los Cowboys demostraron que aún están vivos.

Sin duda, desde la ausencia de Dak Prescott, este fue el su mejor partido y en gran parte se lo deben a su reemplazo, el QB Andy Dalton, quien tuvo una producción más que aceptable: 22 pases completos en 32 intentos para 203 yardas, 3 TD y 1 INT. Pero más allá de estos números, el liderazgo de Dalton se vio en la última serie ofensiva cuando estaban 24-28 faltando solo cuatro minutos. Además de las elecciones de las jugadas, hubo un gran manejo del tiempo, finalizando con un TD de pase de 2 yardas para el TE Dalton Schultz.


Otra arma fundamental de los Cowboys, el RB Ezekiel Elliott, finalizó con 21 acarreos para 103 yardas y 2 recepciones para 11 yardas (1TD). Por primera vez en la temporada, el corredor logró superar las 100 yardas, cortando la peor sequía de su carrera. Pero sin duda, los grandes jugadores de la ofensiva están en sus receptores abiertos. El WR Amari Cooper volvió a recibir más de cinco balones arriba de las 75 yardas por tercera vez consecutiva contra los Vikings (6 recepciones para 81 yardas).

En tanto, el novato WR CeeDee Lamb volvió a sumar yardas (y 1 TD) para seguir estando entre los tres receptores abiertos debutantes con más terreno recorrido por aire de esta temporada. Además, con esta anotación superó a Bob Hayes como el novato con más recepciones en la historia de los Cowboys (47 en total).


Defensivamente, los Cowboys volvieron a demostrar sus cualidades en la primera mitad: En los últimos dos partidos, y sumando este, no permiten más de diez puntos durante los primeros dos cuartos. Por otra parte, el S Donovan Wilson logró dos balones sueltos que impidió que los Vikings pudieran seguir avanzando: Uno recuperado por él mismo y, el otro, ni más ni menos que Dalvin Cook (tomado por el DE DeMarcus Lawrence). En la segunda mitad volvieron a demostrar las mismas falencias que toda esta temporada, dejando que el rival pueda avanzar gran cantidad de yardas en el terreno de juego y permitiendo 21 puntos.

Los Vikings no jugaron un mal partido, todo lo contrario. Los jugadores ofensivos brillaron en todos los sentidos. Sinceramente, cualquiera que haya visto el partido podría decir que el mejor jugador fue el QB Kirk Cousins quien conectó 22 pases en 30 intentos para 314 yardas y 3 TD. Con estos números, es el cuarto partido consecutivo que supera un QB rating de 100 o más puntos. El RB Dalvin Cook también logró sumar buenos números como nos tiene acostumbrados.

Con el primer TD de los Vikings, Cook llegó a 14  TD por tierra esta temporada y consiguió diez juegos consecutivos como local con un TD por esta vía. De esta forma, superó a Daunte Culpepper y Dave Osborn con 30 anotaciones por acarreo en los Vikings, quedánse con el sexto lugar en la franquicia. Con unos números totales de 27 acarreos para 115 yardas y TD, Cook se convirtió en el jugador con más de 100 yardas y al menos un TD por acarreo en 5 juegos, el único en esta temporada.

Otros puntos altos en los locales fueron el desempeño de los receptores abiertos. La increíble recepción en la zona roja del WR Adam Thielen igualó a Randy Moss como los únicos jugadores 10 o más TD aéreos en los primeros diez juegos de una temporada. Por otro lado, escaló a la sexta posición como el jugador con más recepciones para TD en la historia de los Vikings y se convirtió en el primer jugador de Minnesota con 2 TD para en dos partidos consecutivos, algo que no ocurría desde el 2004. Mientras tanto, el WR Justin Jefferson consiguió 3 recepciones para 86 yardas (1 TD) y sigue liderando la tabla de receptores novatos con 845 yardas. Sin embargo, la defensa tuvo un endeble final permitiendo 14 puntos en el último cuarto.

Con el resultado final,, los Cowboys sueñan con ser campeones divisionales de la NFC EAST, ya que se colocan 3-7, solo por debajo de los Eagles por un empate, aunque vale aclarar que los demás competidores están igualados (Washington y Giants). Esto se debe claramente al pésimo desempeño de todos los equipos de la división. Por su parte, los Vikings logran un gran traspié en su remontada. Con un terrible comienzo 1-5, luego de su semana libre lograron reponerse y obtener tres victorias al hilo. Ahora, esta derrota lo dejará en el tercer lugar de la NFC NORTH con un registro de 4-6 y con pocas chances de unos playoffs.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por