Josh Allen y los Bills retomaron su nivel dominante

0

Los Buffalo Bills están de regreso como uno de los equipos más fuertes en la Conferencia Americana. En sus últimos cuatro partidos, parecía que los de Sean McDermott iban a la baja pues perdieron dos de ellos (Titans, Chiefs) y se complicaron contra rivales que parecían inferiores (Jets, Patriots). Contra los Seattle Seahawks dejaron eso atrás y ganaron por marcador de 44-34 con el QB Josh Allen brillando una vez más. Aquí puedes ver las mejores jugadas y el resumen del encuentro.

El show de Allen

El Josh Allen que vimos al inicio de la temporada y que incluso entró en la discusión para ser MVP está de regreso. Venía de tener unos últimos cuatro juegos complicados y ya ligaba dos partidos sin conseguir TD por pase, con apenas 154 yardas en la victoria de la semana 8 contra los Patriots. El quarterback aprovechó las debilidades en defensa de su rival y puso un espectáculo.

Apenas falló 7 de los 38 pases que intentó, registró 415 yardas, lanzó para 3 TD y corrió para uno más para ser indudablemente el que lideró a los Bills al triunfo en Buffalo. Además, explotó a sus receptores y tres de ellos tuvieron buenos desempeños contra Seattle:

  • Stefon Diggs: 9 recepciones, 118 yardas
  • John Brown: 8 recepciones, 99 yardas
  • Gabriel Davis: 40 recepciones, 70 yardas, 1 TD

Definitivamente se sigue confirmando como un QB Top 10 en la NFL y no solo eso, sino que está de regreso como candidato a ser el Jugador Más Valioso en 2020. De hecho también marcó historia con su actuación de este domingo. Se convirtió en el primer QB en la historia en tener 400+ yardas, 3+ pases de TD, 0 intercepciones y un rating de pasador de 130+ en múltiples partidos en una temporada.

Tom Brady, Peyton Manning, Aaron Rodgers, Drew Brees y Patrick Mahomes son los únicos quarterbacks con partidos múltiples con dichas estadísticas en múltiples partidos en su carrera.

Aunado a eso, es su segundo compromiso del 2020 en el que finaliza con al menos 400 yardas por pase, 3 pases de TD y 0 intercepciones. El resto de la NFL únicamente tiene un partido con dichas estadísticas. El camino y crecimiento de Allen como profesional sigue siendo fenomenal.

Los destellos en defensiva

Otro factor por el cual los Bills consiguieron colocarse con marca de 7-2 fue por el esfuerzo y las jugadas individuales en defensiva. Las estadísticas lo demuestran, además de que aprovecharon las 4 entregas de balón de los Seahawks para interpretarlas en 13 puntos en el marcador. Así brillaron varios defensivos de Buffalo:

  • LB Tremaine Edmunds: 11 tackleadas, 1 sack
  • SS Jordan Poyer: 10 tackleadas, 1 INT
  • CB Tre’Davious White: 8 tackleadas, 1 INT, 1 fumble recuperado
  • LB A.J. Klein: 5 tackleadas, 2 sacks, 1 fumble forzado, 1 fumble recuperado
  • DE Mario Addison: 4 tackleadas, 1 sack
  • DE Jerry Hughes: 1 tackleada, 1 sack, 1 fumble forzado

Si bien la defensa de los Bills ha tenido un retroceso considerable en comparación a la temporada pasada y que permitieron 419 yardas totales y 34 puntos a los Seahawks, al menos a nivel individual están brillando algunas piezas. Poco a poco los playmakers están levantando la mano y hoy eso fue un factor importante para que derrotaran a Seattle.

Problemas en la victoria

Específicamente, los Bills tuvieron dos detalles que se resaltan como negativos tras haber derrotado a los Seahawks. El primero y para acentuar que deben mejorar en dicho lado del balón, la defensiva sigue sin cuajar como grupo. Esto no solo ha sido un problema a lo largo de la campaña, sino que contra Seattle fue la razón por la que el cuadro de la NFC seguía vivo en el encuentro a pesar de que dominaron todo el juego.

Por otro lado, la línea ofensiva batalló y se notó la ausencia del C Mitch Morse (inactivo por conmoción). Los OG Cody Ford y Brian Winters salieron en una parte del encuentro, aunque pudieron regresar. Si bien esos golpes al grupo afectaron, permitieron que la defensiva de los Seahawks finalizara el partido con siete capturas cuando apenas registraba 12 antes de este juego.

Contendientes en la AFC

Este triunfo no solo los confirma como claros favoritos a ganar la AFC East por primera vez desde 1996, sino que los mantiene en la pelea en lo más alto de la Conferencia Americana. Empiezan una campaña con marca de 7-2 por primera vez desde 1993, año en el que terminaron con récord de 12-4 y llegaron al Super Bowl. El equipo de Sean McDermott está más vivo que nunca en 2020.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por