Los Titans dan pasos atrás, sorprendidos por los Texans

0

Por Enrique “Henri” B. Franco. Sigue su proyecto en @naciónpatriots y nacionpatriota.com)

A pesar de ser los líderes en solitario de la AFC entrando a esta semana 11 de la NFL, a los Titans ahora el panorama se les complica en sus aspiraciones dentro de la AFC. Luego de caer 22-13 en casa frente a los Texans este domingo, hay más dudas que respuestas en Tennessee.

Lluvia de errores para los Titans

Poco relevante resulta ya la racha de cinco triunfos de Tennessee con la que entraron al partido. A pesar de que habían vencido a los Rams el pasado juego de lunes por la noche, las cosas lucen totalmente distintas saliendo de esta semana.

Los Texans ni siquiera controlaron el reloj de juego para ganarlo, pero se valieron de errores muy puntuales para ello; hasta cinco entregas de balón (4 INT, 1 Fumble) fueron detonantes de una derrota bastante dolorosa.

Al llegar del descanso, los Titans tenían que remontar un 12-0, sin embargo, hay dos aspectos clave para regresar de un marcador en contra: control de reloj y eficiencia. En el primer caso, Tennessee ciertamente lo consiguió. No obstante, nunca hubo eficiencia moviendo el balón:

  • En tercer down: 6/15 en intentos
  • En cuarto down: 2/4 en intentos

Tennessee solo despejó dos veces en el juego, obtuvo 26 primeros y dieces, pero esos fueron números que solo amargan más las cosas para los locales; la poca claridad llegando a momentos cruciales, mató toda posibilidad para el equipo.

Houston hizo lo justo y necesario

Los Texans no hicieron nada del otro mundo, no traicionaron nada de su estilo de juego, ni siquiera fueron aplastantes. No obstante, para ganar solo necesitaron ser certeros en momentos puntuales.

Houston ganó el juego sin entregar el balón, concretando 2 de 4 veces en zona roja y sin mucho más. El QB Tyrod Taylor (14/24, 107 YDS) fue muy inteligente con el balón, evitando errores y usando su fortaleza atlética. Realmente tuvo su mérito contra esa defensa de Tennessee, jugando con madurez.

En su defensa encontramos al hombre del partido, que sería el CB Desmond King, con sus dos intercepciones, la última, para sellar el triunfo de los Texans.

A grandes rasgos, fueron un equipo inteligente, que aprovechó todo lo que le dieron y, principalmente, el QB Ryan Tannehill fue más que generoso con ellos.

Ryan Tannehill se hunde en el fango

Lanzó cuatro intercepciones, pero el perímetro de Houston soltó al menos otras dos en el juego. Tiene que ser el peor partido de Tannehill en los Titans en muchísimo tiempo, más cercano a su deslucida versión con el HC Adam Gase en Miami, que la del pasador las últimas dos temporadas con Mike Vrabel. Actualmente, con sus 12 intercepciones, el pasador veterano ya tiene cinco más que al final de la temporada pasada.

El panorama no es más sencillo para él después, ya que va a seguir sin contar con el WR Julio Jones hasta la semana 14. Además, es probable que el WR A.J. Brown tenga problemas para jugar más adelante, por su nueva lesión en el pecho, que no lo dejó volver al partido. Si a eso le sumamos la ausencia del RB Derrick Henry, la semana parece cuesta arriba para arreglar la ofensiva.

Otro triunfo del football complementario

Ninguno de los ataques fueron imponentes esta tarde, fueron más bien las jugadas en defensa y equipos especiales, el llamado “football complementario” que determinó el curso del juego. Por el lado de Houston, forzando entregas de balón, específicamente, un balón suelto en un despeje, que dejó a la ofensiva en zona roja, dejando el camino listo para el TD.

De parte de Tennessee, además, con cero capturas sobre Tyrod Taylor, cero entregas de balón forzadas; es decir, no pudieron empujar al rival a cometer errores. Para una defensa tan demoledora contra los QB: Josh Allen, Matthew Stafford y Patrick Mahomes, realmente vio difícil presionar lo suficiente a Taylor todo el juego. Sin poder cambiar el momento del juego, realmente siempre fue una lucha casi perdida para el equipo.

No Henry, no party

Se venía presumiendo la semana pasada de un ataque por tierra que no se admiró afectado por la ausencia de la superestrella Derrick Henry, pero ya empieza a hacerse notar para los Titans.

Sin él para complementar a Tannehill, los demás corredores apenas obtuvieron 103 yardas. Esto, directamente afecta al plan de juego, bastante dependiente de abrirse espacios por tierra para luego aprovecharlos por aire. Ante esto, resultó difícil hallar el ritmo y casi siempre, había que recurrir al impreciso pasador titular. Nadie pudo escribir un mejor libreto para la defensa del coordinador defensivo Lovie Smith.

Quizás para Houston no cambia nada, sin embargo, es momento de una reflexión para unos Titans demasiado golpeados, física y mentalmente en la recta final de una alocada temporada.

¿Qué te pareció la sorprendente derrota de los Titans ante los Texans? Te leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por