Análisis del Super Bowl LV

0

Andrés Ornelas cierra el ciclo de la Temporada NFL 2020 y los Playoffs NFL 2021 con las lecciones que deja el análisis del Super Bowl LV.

TB 31, KC 9

Hay poco que decir de este partido, pero hay cosas que apuntar: de entrada, creo que hay dos factores que afectaron este resultado mucho más de lo esperado: en primera, el factor de la ausencia de Eric Fisher. Seamos realistas: Patrick Mahomes estuvo corriendo por su vida casi todo este partido. Por más que seas el mejor quarterback de la liga hoy por hoy, nadie puede jugar un partido productivo con esa cantidad de presión.  La segunda: el accidente del hijo de Andy Reid. Es difícil que el coach (inclusive algunos integrantes del equipo) estén al 100% concentrados en el partido después de esto y se notó. 

Dicho esto, el primer factor a reconocer por el lado de los Buccaneers es el plan defensivo de Todd Bowles. Basado en un continuo two deep safeties –muchas veces con un hombre extra– Patrick Mahomes estuvo presionado sin chance alguna ni de respirar. Milagro que haya hecho las jugadas que hizo, porque a eso le sumas que sus receptores tiraron todos los balones posibles, así es imposible ganarle a quien sea. 

No le podemos quitar mérito al rey de la NFL, el señor Tom Brady, quien ya dejó atrás cualquier pretexto para quitarle el título del mejor de la historia. Ya ni sus peores detractores pueden ni  podrán argumentar que ganaba por el sistema, o por su gran coach (sin quitarle mérito al gran Bill Belichick) o por “hacer trampa”; todo eso quedó borrado para siempre. Las llamadas arbitrales podrán haber sido un poco rigoristas (y creo que es una narrativa sumamente exagerada), o podrán decir que ganó por su gran equipo, pero en cada momento en que Brady tuvo que alzar la cabeza y dar un pase preciso para sumar puntos claros que estaban en la mesa, lo hizo, como siempre. 

Ahora, Tom Brady individualmente tiene más trofeos que cualquier franquicia de la NFL, y se sale de la conversación del mejor de la historia de la NFL para meterse a la del mejor deportista de la historia. Brady ha ganado varias veces con diferentes rosters, diferentes jugadores de posiciones clave, diferentes líneas ofensivas, diferentes defensivas y ahora con diferentes coaches, y siempre sobresaliendo en el momento más importante, en el que se le necesita más. 

Como conclusión, me gustaría decir que, aunque no le cargo la mano a Mahomes, sí fue un momento importante y negativo para su carrera, dado de que muchos piensan que tiene potencial de ser el mejor de la historia también, basado en sus herramientas físicas, mentales y de liderazgo. Antes de este partido, hubiera podido escaparse con 4-5 Super Bowls para esa conversación, compensando con sus jugadas espectaculares y su manera de ganar partidos,

Sin embargo, ahora, tendrá que ganar ocho (si es que Brady no gana otro), porque de no ser así, la conversación acabará en que “sí, tiene tantos anillos, pero perdió uno contra el más grande”.

Estas son las lecciones que deja el análisis del Super Bowl LV ¿Cuáles son las tuyas? Te leemos en los comentarios y nos encontramos la próxima temporada en este espacio.