Los héroes del Super Bowl LV estuvieron en la defensiva de los Buccaneers

0

Por Eugenia Ruiz (@EugeniaR_)

Se termina la temporada 2020. Llegamos a ese triste momento en el que hay que despedir a la NFL durante los siguientes seis meses, pero creo que, si en algo coincidimos, es en que no esperábamos ver un marcador tan disparejo en el Super Bowl LV.

Si bien Tom Brady es la gran historia del partido como el único QB con siete anillos, superando incluso a cualquier franquicia de la NFL, ganando con dos equipos diferentes en dos conferencias diferentes, no hay que dejar de hablar de la defensiva de los Tampa Bay Buccaneers.

Con ocho partidos consecutivos ganando, los Bucs pintaban como esa piedrita en el zapato para los Kansas City Chiefs que les iba a dar ciertos problemas en el Super Bowl, pero creo que no imaginábamos el nivel de trabajo que serían. 

Devin White y Lavonte David fueron dos piezas clave en esta gran defensiva de Tampa Bay, que, solo para poner las cosas en perspectiva, no permitieron que el gran Patrick Mahomes anotara ni UN SOLO TOUCHDOWN. Ni uno solo a la ofensiva número uno de la NFL. Hay que darle todo el crédito a Todd Bowles y el gran trabajo que este hizo en esta temporada.

La ofensiva de Kansas City tenía muchísimo tiempo sin verse tan dominada. Ni siquiera en el partido de la semana 5, cuando perdieron contra Las Vegas Raiders 40-32. Haberlos limitado a nueve puntos, a tres goles de campo es una hazaña épica cuando pones en comparación lo mucho que sufrieron los rivales de los Chiefs en esta temporada y al acostumbrado nivel que habíamos visto de los Chiefs.

Es la primera vez que los Chiefs no anotan un touchdown en un partido desde la llegada de Patrick Mahomes, algo que no es para nada sencillo. Si bien la línea ofensiva de Kansas se vio mermada por la lesión de Eric Fisher, el cuerpo de receptores de Kansas desapareció completamente gracias a las excelentes coberturas de Tampa. No vimos más que en breves momentos a Tyreek Hill, pudieron limitar y contener a figuras como Kelce, algo prácticamente imposible.

La presencia de Vita Vea también ayudó a refrescar a la defensiva de Tampa Bay durante todo el partido. Si a eso le sumamos una ofensiva constante y tenaz, encontraremos las claves para la victoria de Tampa Bay. El equipo jugó como debía jugar durante todo el partido y nunca perdió el tiempo ni bajó el nivel.

Un gran final para la apuesta por el proyecto Tom Brady, que, si bien no tuvo un partido espectacular, jugó su mayor papel: el de líder que le da una nueva cara a una franquicia que no había adoptado una mentalidad ganadora.

¡Muchas felicidades a los aficionados de los Bucs!