Los Buffalo Bills ganan con defensiva y juego terrestre

0

Tras su semana de descanso, los Buffalo Bills se impusieron por marcador de 27 – 17 en casa ante Los Angeles Chargers con un partido en el que destacó su desempeño defensivo y su eficiente juego terrestre.

El cuadro dirigido por el coordinador defensivo Leslie Frazier limitó a 367 yardas totales al ataque de los Chargers, que antes de este encuentro promediaba 400 por partido. Además es importante mencionar que 87 de esas yardas vinieron en el último drive del partido en el que los visitantes intentaban armar una remontada de diez puntos con un poco más de tres minutos en el reloj de juego, por lo que durante el flujo del partido podemos hablar de que limitaron al ataque de Justin Herbert a menos de 300 yardas totales, algo muy fuera de lo común.

Herbert necesitaba de una actuación de 330 yardas y tres pases de touchdown para colocarse en el QB con el segundo mayor número de yardas en sus primeros diez partidos, sin embargo las 316 que consiguió lo dejaron en tercer lugar, solo detrás de Patrick Mahomes y Andrew Luck.

A pesar de que por momentos el partido se convirtió en un festival de entregas de balón, en el que parecía que ninguno de los dos equipos quería quedarse con la victoria, los dos fumbles perdidos y la intercepción lanzada por el QB Josh Allen no fueron aprovechados por los Chargers para generar diferencia, una vez más, por la buena actuación defensiva de los Bills que se encargó de generar errores en el rival, incluida una intercepción de Michael Davis.

La frontal defensiva constantemente estuvo encima de Herbert, generando presión que lo hacía lanzar de forma anticipada y errática, registraron tres sacks y lo golpearon en ocho ocasiones en total. Además sofocaron el juego terrestre, que en este partido se esperaba que mejorar para los Chargers debido al regreso de su RB principal, Austin Ekeler, sin embargo únicamente fueron capaces de registrar 44 yardas por esta vía.

Por supuesto, el ataque también hizo lo suyo anotó los puntos necesarios, sin embargo, en un día en el que Josh Allen registró solo 157 yardas, normalmente los Bills se verían en problemas para conseguir la victoria. Sin embargo Allen completó 18 de 24 pases, e incluso el receptor Cole Beasley se anotó un pase de touchdown en una jugada truco a Gabriel Davis.

Esta fue la décimo quinta ocasión en la carrera de Josh Allen en la que consiguió un touchdown por tierra y otro por aire,  el segundo mayor número para cualquier jugador en la historia en sus primeras tres temporadas, solo detrás de Cam Newton.

Lo interesante fue que el juego terrestre produjo 172 yardas totales, principalmente por vía de Devin Singletary – 82 yardas en 11 acarreos – y Zack Moss – 59 yardas en 9 acarreos – complementados por los eventuales intentos por diseño del mismo Allen.

En pocas palabras, la actuación del día de hoy de los Bills debe resultar muy inspiradora para ellos y sus aficionados, ya que consiguieron una victoria contundente de una forma en la que usualmente no la consiguen, que es con una muy sólida actuación defensiva y estableciendo un buen juego terrestre.