Nuestro problema con los Packers (más allá de su récord)

0

Aaron Rodgers regresó a su modo MVP, lo cual pone a temblar a la NFL pero, ¿son realmente los Packers como su récord lo indica? Aquí hay algunas razones para preocuparse.

Mucho se habló durante el invicto de los Steelers que sus victorias eran un espejismo. Coincidencia o no, el equipo de Mike Tomlin viene en picada con una racha de tres derrotas consecutivas que incluye a dos derrotas ante equipos con récord perdedor como Washington y Bengals.

Si volteamos a ver a los Packers, podemos encontrar una situación muy similar.

Los Packers han tenido un calendario fácil

Actualmente no hay un equipo con una fuerza de calendario tan baja como los Packers, con su .411 de fuerza que los se separan drásticamente del resto de los equipos. De hecho, los Dolphins son el equipo más cercano en fuerza de calendario con .431 . En contraste, los New York Jets son el equipo con el calendario más difícil con .602, curiosamente los Jets y Jaguars han vencido a la misma cantidad de equipos con récord ganador que los Packers, uno.

En otras estadísticas, el equipo de Matt LaFleur tiene una gran ofensiva en la que destaca el trabajo de Aaron Jones como corredor, quien encabeza un ataque terrestre que lleva al momento 1,805 yardas por tierra y se coloca como el octavo mejor de la liga dándole a este equilibrio que tanto han pedido a gritos sus aficionados, sobre todo cuando la llega la hora de Playoffs. Sin embargo, en los tres duelos más complicados para los Packers (ante Saints e incluyendo sus dos derrotas ante Buccaneers, y Colts, omitiendo el juego de Vikings por lesión) El número 33 apenas pudo correr para 125 yardas totales para un promedio de 41.66 que contrasta radicalmente con los otros nueve juegos disputados por el corredor, donde promedia 93.66 yardas por juego.

Del otro lado de la moneda, aunque la defensiva de Green Bay ha mejorado considerablemente y se coloca como la número 11 por juego terrestre, donde promedia 110.1 yardas en contra por juego. Sin embargo, en las tres derrotas mencionadas permitió 471 yardas, casi un tercio de las 1,541 yardas permitidas totales para un promedio de 157 yardas permitidas por partido.

¿Hay razones para preocuparse? Lo sabremos ante Tennessee

Sería un milagro si los Packers pierden el primer sembrado de la Nacional, con un juego y medio de ventaja sobre los Saints y dos juegos de ventaja en la conferencia contra los Seahawks quienes tienen marca de 7-3 en la NFC contra el 9-2  de los Packers. Sin embargo, ver al segundo mejor equipo en juego terrestre de la liga como los Titans ante los Packers será una gran prueba con sabor a Playoffs, ya sea para ganar confianza o bien empezar a ponerle peros a este equipo de cara a la carrera por la NFC.

Aunque cada año es diferente, la historia y las estadísticas nos marcan una tendencia, en cinco de las últimas siete derrotas de los Packers en Playoffs han recibido más de 100 yardas por tierra. En perspectiva, en las últimas siete derrotas de Playoffs han permitido un total de 1,205 yardas por juego para un promedio de 172.14 yardas por partido lo cual ha sido la fórmula para que Aaron Rodgers tan solo supere los 22 puntos, en uno de siete juegos donde cayeron los Packers desde el 2011.

La Maldición del MVP en el Super Bowl

En un punto más curioso que importante, me parece relevante resaltar una de las maldiciones más persistentes en los últimos años, quizá igual o más fuerte que la portada del NFL Madden. y es que desde 1999, en que Kurt Warner fue el MVP de la liga y ganó el Super Bowl, ningún otro jugador ha podido repetir la hazaña. De hecho, han pasado veinte temporadas desde dicha odisea. El más reciente en fracasar fue Lamar Jackson ¿Podrá uno de los considerados GOAT revertirla? Ya lo veremos.