Perdedores de la Semana de Wild Card – Playoffs NFL 2019

0

Se fue la semana de Wild Card y con ella las ilusiones de muchos equipos y aficionados. De cara a la siguiente temporada muchos jugadores deberán mejorar para salir de esa lista y entrar en los libros de la historia y del lado de los campeonatos, pero por ahora estos son los perdedores de la semana.

El QB de los Texans, Deshaun Watson. Jugó uno de los peores juegos de su corta carrera. Es cierto que se trata del quarterback más presionado de la liga, nadie fue presa de más sacks en toda la NFL. Más allá de eso, dejó ir muchas oportunidades, con pases cortos, bajos, sin fuerza suficiente o poca puntería, pero eso sí, no dejó de festejar ningún primer down a pesar de ir perdiendo por 21 puntos… Tiene que mejorar mentalmente también y ubicarse en la situación que está jugando. Es vergonzoso andar festejando primeras oportunidades cuando te están apaleando de esa manera.


El K de los Bears, Cody Parkey. Hizo un Blair Walsh… Falló el gol de campo de la victoria en el juego contra Philadelphia. Jugó un partido bueno en términos generales, había metido todo lo que se le había requerido, sin embargo, en el momento importante regresó a la tónica de la temporada: golpeo los postes y falló. Su temporada fue sumamente inconstante y lo mejor para su equipo sería cortarlo y buscar a un pateador que pueda mantener el nivel y en el que puedan confiar para ganar juegos importantes. La afición lo abucheó en insultó con todo.


El OC de los Seahawks, Brian Schottenheimer. El plan de jugadas fue deficiente. Se le olvidó que tenían a Russell Wilson hasta que fue realmente tarde. No supo contrarrestar la presión y aprovechar las fortalezas de su equipo en contra de una defensiva muy capaz. No parece que haya hecho la tarea.

El QB de los Bears, Mitch Trubisky. Tuvo varias oportunidades de lograr una ventaja mayor a una posesión, sin embargo las desaprovechó todas, siendo incapaz de mover el balón en ellas. Falló algunos pases importantes y se vio algo incómodo dentro de la bolsa. Es otro quarterback que deberá crecer en sus capacidades dentro de los tackles en el futuro offseason.

El QB de los Ravens, Lamar Jackson. Jugó tres cuartos realmente infames, además de que regaló el balón en dos ocasiones. No lo protege muy bien el ovoide y lo peor, no es un buen pasador. Tiene envíos muy deficientes y le cuesta mucho progresar en las rutas de sus objetivos.

Correr le funcionó algunos partidos esta temporada, pero es una máxima auténtica: los quarterbacks que corren ganan algunos partidos; los quarterbacks que pasan ganan títulos. No sé cuánto le vaya a durar la estrategia la siguiente temporada. Ya lo estudiarán con mayor detenimiento y aumentará el riesgo de las lesiones. O crece como pasador, o no durará mucho por salud y calidad.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por