Los 12 detalles a seguir de la ronda de comodines – Temporada NFL 2018

0

Los playoffs comienzan con el wildcard weekend, donde cuatro equipos conseguirán su pase a la ronda divisional y otros cuatro se despedirán de sus aspiraciones de llegar al Super Bowl. Y ahora les presentamos los detalles a seguir de esta ronda de comodines de la NFL.

12. Un partido contra todos los pronósticos

Seguramente recuerdan que Colts y Texans no tuvieron el mejor de los inicios de temporada: mientras Houston comenzó el año 0-3 en Indianapolis las cosas fueron todavía peores, ya que ellos arrancaron con récord de 1-5. Y que ambos equipos hayan llegado a playoff tras eso inicio es algo poco usual: los Texans son el sexto equipo en la historia de la NFL en llegar a la postemporada tras arrancar el año 0-3, mientras que los Colts son apenas el tercer conjunto en alcanzar los playoffs tras un inicio de 1-5.

Eso también se puede interpretar a la inversa: tendremos un juego donde ambos equipos llegan con excelentes cierres de temporada: Houston está 11-2 en sus últimos trece partidos, mientras que Indianapolis tiene marca de 9-1 en los últimos diez.

11. Duelo de receptores

De jugadores que hay que seguir en el partido entre Colts y Texans son T.Y. Hilton y DeAndre Hopkins, que han tenido temporadas bastante buenas y que además presentan un par de detalles bastante interesantes para este encuentro.

Hopkins, para empezar, es el WR con más recepciones (115) sin presentar un drop desde el 2007, año en que los drops comenzaron a ser contabilizados por Pro Football Focus. Hilton, por su parte, es un jugador que gusta de enfrentar a los Texans. Esta temporada su promedio de yardas por recepción contra Houston fue de 157.0, mientras que contra todos los demás equipos ese promedio cayó hasta 79.7.

Como pueden  ver este será un duelo de WR bastante interesante por la alta productividad de ambos.

10. Diferencia diametral en la protección al QB

Un aspecto que siempre será relevante en la NFL, y especialmente en los playoffs, es la protección que se le da al QB. Y en este departamento Texans y Colts llegan en condiciones muy distintas.

Mientras Deshaun Watson fue capturado 62 veces para ser el QB con más sacks en contra en llegar a la postemporada en la era del Super Bowl, los Colts le dieron la vuelta a esta estadística: después de ser los peores de liga el año anterior en esta categoría (56 sacks), esta temporada subieron al primer lugar permitiendo apenas 18 sacks.

Curiosamente la defensiva de Houston, encabezada por J.J. Watt y Jadeveon Clowney, fue responsable de 6 de esos 18 sacks que permitieron los Colts. En Indianapolis no se quedaron atrás, contribuyendo con 12 sacks a la cuenta de Watson.

9. Ataques terrestres de lujo

Cuando Seahawks y Cowboys se vean las caras el sábado por la noche estaremos viendo a dos de los mejores ataques por tierra de la NFL.

Seattle acabó la temporada regular como el mejor equipo en este departamento, promediando 160 yardas por partido. Como dato, 30 de los 36 equipos que han entrado a playoffs con la mejor ofensiva por tierra de la NFL han llegado al menos a la ronda divisional.

Dallas, por su parte, tiene al líder corredor de la liga en Ezekiel Elliott (1 434 yardas), que ganó el título por tercer año consecutivo. Y Zeke ha sido además una pieza importante en el juego por pase, siendo el líder de los Cowboys en targets (95) y recepciones (77).

8. La ventaja del primetime para Dak Prescott

El QB de los Cowboys no tuvo suerte en su primer partido de playoffs, perdiendo contra los Green Bay Packers. Eso sí, fue un buen partido a nivel personal, completando el 63 por ciento de sus envíos para 302 yardas con 3 TD y una intercepción. Y ante los Seahawks tendrá la ventaja de jugar en primetime, algo que usualmente le viene bien.

Hasta el momento Prescott tiene 12 victorias en horario estelar, que es la mayor cantidad de triunfos desde el 2016. Así que si los fans de Dallas buscan algo de motivación, aquí tienen un punto importante.

7. El factor Russell Wilson

Para Seattle una de las claves en este encuentro es tener a Wilson bajo centro. El QB de los Seahawks se convirtió en el tercer jugador en lanzar más de 35 pases de anotación con menos de 450 pases intentados en la temporada.

Y su efectividad no solamente se limita a este año. Wilson tiene un total de 12 partidos de playoffs en su cuenta, lo que lo posiciona como el segundo QB más experimentado de la NFC este año, apenas un juego detrás de Drew Brees. Eso sí, Wilson tiene mejor marca (8-4) que Brees (7-6) en esta instancia.

6. Philip Rivers cerró mal el año

Después de ser considerado uno de los candidatos al MVP de esta temporada por su trabajo en los primeros 13 partidos del año, las últimas tres semanas eliminaron cualquier posibilidad para Rivers, que pasó muchos problemas.

Hasta la semana 14 Rivers promediaba 279.8 yardas por encuentro con 29 pases de TD y apenas 6 intercepciones para un rating de 114.5. En las tres semanas finales de la temporada sus números cayeron notablemente: 223.3 yardas por partido, 3 TD y 6 INT para un rating de 68.2.

Y el peor de esos tres encuentros fue precisamente ante Baltimore, ya que fue el único juego del año donde no tuvo pase de anotación y se llevó 2 intercepciones y 4 sacks, lanzando para apenas 181 yardas. Este es un factor muy importante para esta semana: los Chargers necesitan que Rivers cambie radicalmente su producción, y el rival en turno no es precisamente uno que esté dispuesto a dar libertades al QB contrario.

5. La defensiva de los Chargers vs el ataque terrestre

Desde que Lamar Jackson tomó el control de la ofensiva de los Ravens las cosas han cambiado en Baltimore, y los Chargers pudieron verlo en persona durante la semana 16.

El QB novato promedia 79.4 yardas por tierra en cada uno de sus partidos como titular, y esa cifra no es buena solamente este año, es buena a nivel histórico, ya que representa el mayor promedio de yardas terrestres para un QB titular (con al menos 5 partidos) desde 1970.

En el partido que tuvieron durante la temporada regular eso no fue un factor tan importante, ya que Jackson apenas pudo conseguir 39 yardas por tierra, pero fue el encuentro de mayor yardaje por pase para este QB, logrando 204 yardas. Pero el que sí les dio muchos problemas fue el otro novato, Gus Edwards

El RB de Baltimore tuvo 92 yardas por la vía terrestre en lo que terminó siendo un juego de 159 yardas por tierra para los Ravens. Si los Chargers quieren ganar el domingo este es un punto a tomar en cuenta.

4. El problema de no haber ganado la división

Este es un detalle increíble: los Chargers son el octavo equipo desde el 2002 (año de la realineación de la NFL) en ganar 12 o más partidos y no llevarse el título de su división. Curiosamente de los siete conjuntos anteriores, cuatro de ellos no lograron ganar su encuentro de comodines.

Si Los Angeles gana este encuentro entonces la marca de los equipos comodines (no campeones divisionales) con 12 o más victorias será de 4-4. De perder la marca será de 3-5. Y aquí viene lo mejor: los Chargers podrían haber ganado la AFC West si hubieran ganado su juego de la semana 16 ante Baltimore, que fue la única derrota que tuvieron en las últimas seis semanas de la temporada regular.

3. Un duelo “familiar”

Cuando Eagles y Bears se vean las caras en el último duelo de la semana de comodines, tendremos un par de encuentros bastante familiares: uno literalmente familiar y el otro profesional.

Primero, este será el tercer partido que sostengan los hermanos Long, Kyle y Chris. Los hijos del Hall of Famer Howie Long se verán las caras por primer vez en playoffs, pero ya han jugado entre ellos dos veces en temporada regular: en el 2013 cuando los Rams vencieron a los Bears y el año pasado, cuando los Eagles le ganaron a Chicago. En ambas ocasiones el equipo de Chris Long salió con la victoria. Por cierto, el partido se llevará a cabo el día del cumpleaños 59 de Howie.

El otro duelo no es familiar al estilo de los Long, pero sí es un juego entre dos coaches que vienen del mismo árbol genealógico: el de Andy Reid. Doug Pederson, head coach de los Eagles, y Matt Nagy, coach de los Bears, fueron asistentes de Reid en Philadelphia del 2009 al 2012 y luego en Kansas City de 2013 a 2015.

2. La defensiva frontal de Chicago vs el ataque de los Eagles

Una de las cosas que más deben llamar la atención de este encuentro es el trabajo que hace la defensiva de los Bears, sobre todo al frente, y eso representa un severo problema para Philadelphia. Este año los Eagles son la ofensiva número 28 por tierra, logrando promediar apenas 98.1 yardas por encuentro. Eso le viene de maravilla a los Bears, que permiten en promedio 80 yardas por tierra. De hecho esta temporada solamente aceptaron 1,280 yardas por la vía terrestre, marcando la menor cantidad que han permitido en su historia.

Y este front-seven no solamente es bueno controlando a los corredores, también son excelente poniendo presión sobre los QB rivales. Este año lograron 50 sacks, encabezados por los 12.5 de Khalil Mack. Si los Eagles quieren ganar este juego necesitan encontrar la manera de reducir el impacto de Mack y compañía en el encuentro.

1. El factor Nick Foles

Para nadie es un secreto el gran trabajo que hizo Foles el año pasado con los Eagles, pero hay que decir que es un desempeño de niveles históricos: Nick Foles es el único jugador desde 1970 en tener un rating de 100 o mayor en cada uno de los primeros cuatro juegos de postemporada de su carrera. Tres de esos juegos, hay que recordar, fueron la temporada pasada en el camino de los Eagles al Super Bowl.

Y el ser un QB ganador del Super Bowl puede ser un factor mucho más importante de lo que uno cree para Foles. En las últimas diez temporadas se han dado un total de diez partidos entre un QB ganador del Super Bowl y un QB que hace su primera aparición en playoffs. Los QB ganadores del Super Bowl tienen marca de 9-1 sobre los debutantes. La única excepción vino en el 2011 con Tim Tebow venciendo a Ben Roethlisberger.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por