Los 10 detalles a seguir de la semana 17 – Temporada NFL 2018

0

Llegamos al final de la temporada regular y en este último domingo toca definir los playoffs, con tres divisiones en juego y tres boletos todavía disponibles. Pero como la mayoría de lo que van a leer en la semana son escenarios de clasificación, aquí les vamos a comentar algunas cuestiones extra de esta ronda de partidos. Así que veamos los 10 detalles a seguir de esta semana:

10. La “semana divisional”

Más allá de que solamente quedan 15 equipos en la pelea por los playoffs, la semana 17 de la temporada es muy interesante porque todos los partidos son entre rivales divisionales, lo que asegura duelos muy interesantes.

Y para hacer las cosas más llamativas, todos los encuentros con implicaciones en la postemporada se jugarán a la misma hora (3 de la tarde, hora del centro de México), por lo que serán tres horas llenas de emoción y cambios constantes en el orden de los playoffs, según se vayan dando los resultados.

9. Barkley busca unirse a un grupo selecto

Cuando los Giants se enfrenten a los Cowboys, ninguno de los dos equipos estará peleando algo en términos de postemporada, pero el novato estrella de New York estará buscando hacer un poco de historia.

En estos momentos Barkley es tercero en la NFL con 1 886 yardas totales, y en caso de conseguir 114 contra Dallas se volverá el tercer novato en la historia en lograr 2 000 yardas totales en una temporada. Los otros dos son Eric Dickerson (2 212 yardas en 1983) y Edgerrin James (2 139 yardas en 1999).

Y ojo, porque cuando hablamos de yardas totales nos referimos a todo lo que sume por tierra y por recepción, así que 114 es un número bastante alcanzable para Barkley.

8. Mahomes va por los cincuenta

En su partido contra los Raiders los Chiefs estarán buscando asegurar la AFC West y el primer lugar de la conferencia, algo que conseguirán con una victoria. Pero Patrick Mahomes quiere también hacer historia.

Con dos pases de anotación en el partido de este domingo, Mahomes se volvería el tercer QB en la historia en lanzar al menos 50 pases de anotación en una temporada. Tom Brady lanzó 50 en 2007 y Peyton Manning tiene el récord al haber lanzado para 55 en 2013. Así que con tres pases de touchdown, Mahomes rebasará la marca de Brady y con ocho impondría el récord.

Digamos que lo más probable es que llegue a los 50 y tal vez rebase a Brady. Ahora, si además consigue rebasar a Manning, entonces estaremos hablando de una actuación todavía más impresionante.

7. McCaffrey busca mejorar su histórica temporada

En estos momentos Christian McCaffrey, RB de los Panthers, es segundo en la NFL con 1 925 yardas totales (1 080 por tierra, 845 por recepción), y ya tiene la marca de más recepciones para un corredor en una temporada (106), misma que impuso la semana anterior.

Ahora, además de seguir incrementando su récord, McCaffrey quiere juntar 55 yardas por recepción para volverse el tercer jugador en la historia de la NFL en sumar al menos 1 000 yardas por tierra y 900 por recepción en una misma temporada.

Marshall Faulk (que lo hizo con Indianapolis en 1998 y con St. Louis en 1999) y Roger Craig (con San Francisco en 1985) son los únicos jugadores en la historia de la NFL que han tenido esas estadísticas, así que McCaffrey estaría en excelente compañía.

6. A tres yardas de una marca

Mientras los Steelers pelean para vencer a los Bengals y esperan que los Browns hagan su parte para entrar a playoffs, Antonio Brown estará buscando imponer un par de marcas.

Con tan sólo tres yardas ante Cincinnati, Brown se convertirá en el primer jugador en la historia de la NFL en tener cinco temporadas con al menos 100 recepciones y 1 300 yardas. Ahora mismo Brown ya tiene cuatro temporadas, por lo que está empatado con Marvin Harrison y Andre Johnson en el primer lugar.

Además, Brown ya tiene 104 recepciones y su compañero JuJu Smith-Schuster cuenta con 106 (por cierto, el segundo es el jugador más joven en la historia en tener 100 recepciones en una temporada), y podría darse el caso de que ambos jugadores llegaran a 110 recepciones en el 2018, marcando así la primera vez en la historia que dos compañeros de equipo alcanzan esa cifra en una misma temporada.

5. Por el primer lugar… del Draft

En el juego entre Seahawks y Cardinals no se pelea por la postemporada, ya que Seattle está dentro y Arizona está definitivamente afuera, pero este partido tiene implicaciones directas en el próximo Draft.

En caso de perder este domingo, los Cardinals asegurarían el primer puesto en el próximo Draft, al quedar con marca de 3-13, la peor esta temporada. En caso de ganar se pondrían 4-12 y estarían a la espera de lo que suceda con 49ers (4-11), Jets (4-11) y Raiders (4-11) para determinar su lugar en la primera ronda del proceso de selección de jugadores novatos.

La lógica nos diría que lo más sencillo para Arizona sería perder, pero si algo hemos aprendido es que en la NFL son pocos los equipos que apuestan a eso. Como ejemplo están los Raiders, que al ganar la semana pasada ante Denver pasaron del segundo al cuarto lugar en el orden actual del Draft.

4. Más marcas para Aaron Donald

El tackle defensivo de los Rams está teniendo una temporada maravillosa, y además de consolidar su candidatura para el premio al Jugador Defensivo del Año, está muy cerca de alcanzar una marca muy importante.

Si Donald logra tres sacks en el juego de esta semana contra los 49ers tendrá 22.5, lo que empataría la marca de todos los tiempos de la NFL en posesión de Michael Strahan (impuesta en 2001).

Y además de empatar el de Strahan, Donald podría igualar otro récord, en este caso de Reggie White. Si el jugador de Los Angeles logra al menos dos sacks entonces será su octavo juego con dos o más capturas, lo que empataría la marca del Minister of Defense, que tuvo ocho juegos con al menos dos sacks en 1987.

3. El drama por el último comodín de la NFC

OK, suficiente de marcas y logros personales. Algo que definitivamente se va a robar la atención de todos esta semana es la pelea por los boletos a playoffs, y en la Conferencia Nacional tenemos a dos equipos peleando por el último de los boletos: Eagles y Vikings.

En este caso, las combinaciones son simples: si los Vikings ganan, están dentro. Los Eagles necesitan ganar y que Minnesota pierda para conseguir el pase. Lo interesante de esto es que las cosas parecieran estar a favor de Philadelphia.

Mientras ellos tienen que enfrentar a unos Redskins que vienen envueltos en drama por la salida intempestiva de D.J. Swearinger y con su cuarto QB de la temporada, los Vikings deben batallar con unos Bears que siguen peleando el ser segundos de la conferencia, siempre y cuando pierdan los Rams.

Curiosamente Chicago parece encaminado a enfrentar al equipo que logre ese último boleto, lo que hace mucho más llamativas las cosas: si los Bears pierden tendrían una “revancha” contra los Vikings en la semana de Wild Card, mientras que de ganar estarían arriesgando enfrentar a los actuales campeones de la NFL con Nick Foles al mando. Lo dejaremos en que es algo que valdría la pena considerar.

2. El dilema de los Browns

Una de las cosas más interesantes de la última semana de la temporada y su idea de programar solamente partidos divisionales es que en más de una ocasión un equipo puede tener en sus manos el futuro de sus rivales más odiados, y en esta ocasión le tocó el turno a Cleveland.

Resulta que los Browns tienen una disyuntiva: si ellos le ganan a los Ravens abren la puerta para que Pittsburgh logre entrar a playoffs con un triunfo sobre Cincinnati, pero si pierden automáticamente dejan fuera a los Steelers (que necesitarían un empate entre Colts y Titans para entrar como sexto lugar de la AFC, por lo que técnicamente estarían fuera), así que más de un aficionado a Cleveland podría pedir que su equipo se tomara las cosas con calma.

Pero las cosas no quedan ahí: el rival de los Browns es el otro enemigo a muerte de esta franquicia, porque los Ravens eran los antiguos Browns. Entonces hay otra opción: si le ganan a Baltimore dejan la mesa puesta para que quede eliminado el equipo que solía estar en esa ciudad. Entonces la idea de eliminar a Pittsburgh podría pasar a segundo plano ante la posibilidad de eliminar al equipo que abandonó la ciudad.

Y eso es algo que los mismos Steelers quieren recordarle a los Browns: cuando Art Modell, dueño de los Browns originales, se llevó al equipo a Baltimore, dos dueños votaron en contra de la decisión: Ralph Wilson de los Bills y Dan Rooney de los Steelers. Por eso esta semana esa anécdota se ha revivido: para dejar en claro que en Pittsburgh siempre han sido amigos de la gente en Cleveland, por si quieren corresponder a ese favor.

1. El juego de la semana

Colts y Titans fueron elegidos para el último partido de la temporada por una sencilla razón: el que gane ese partido tendrá su boleto a postemporada. Eso hace de este encuentro el juego más llamativo de todos: oficialmente es un juego de playoffs.

Y para Tennessee este duelo es además la oportunidad de cobrar venganza por el partido que tuvieron en la semana 11, donde los Colts ganaron 38-10.

En aquel juego Andrew Luck dio una auténtica exhibición, completando 23 de 29 pases para 297 yardas con tres pases de anotación, así que una de las tareas de la defensiva de los Titans es poner presión sobre el QB rival para evitar que los vuelva a quemar. Y la cobertura sobre T.Y. Hilton debe ser muy buena, porque en aquel encuentro los hizo trizas, atrapando los nueve envíos que le mandó Luck para 155 yardas y 2 touchdowns.

Por el lado de Tennessee una de las claves será Marcus Mariota, que salió lesionado ante los Redskins la semana anterior. Curiosamente en aquel juego de la semana 11 jugaron Mariota (que salió lesionado) y Blaine Gabbert, y ninguno de los dos tuvo mucho éxito porque la defensiva de Indianapolis puso mucha presión durante el encuentro, logrando cinco sacks y dos intercepciones.

Para evitar que el QB de los Titans tenga tanta presión encima será clave lo que pueda hacer el RB Derrick Henry, que viene jugando muy bien en semanas recientes. Por cierto, ante los Colts en aquel encuentro que mencionamos, Henry pasó de noche, logrando 46 yardas en nueve acarreos.

Como detalle adicional, si los Texans pierden con los Jaguars entonces el ganador de este juego será campeón de la AFC South, así que podría terminar siendo un partido con todavía más cosas en juego.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por