Los 10 detalles a seguir de la Semana 15 – Temporada NFL 2018

0

La semana 15 está por comenzar y quedan muchas cosas por definir: hay títulos divisionales que se podrían decidir esta misma semana, equipos que podrían quedar eliminados desde ahora, puestos por definir en cada conferencia y algunas marcas que podrían establecerse. Así que veamos cuáles son los 10 detalles a seguir de la semana 15:

10. Duro encuentro para Sam Darnold

Texans y Jets se medirán el sábado, hay un duelo bastante interesante: la defensiva de Houston enfrentando a Darnold, el QB novato de New York.

La defensiva de Houston ha permitido 24 puntos o menos en nueve partidos consecutivos, la racha más larga en la historia de la franquicia y la más larga en activo en la NFL. Eso suena a malas noticias para Darnold y los Jets, que están pasando muchos problemas para mover el balón.

El joven QB de los Jets tiene 15 intercepciones en los 10 partidos que ha jugado este año, y esa cifra de pases interceptados es la más alta para cualquier QB en los últimos cinco años (empatado con Blake Bortles en el 2014) en sus primeros 10 encuentros como profesional.

9. A pelear por su vida y por la racha

Broncos y Browns jugarán el segundo partido del sábado, y ambos llegan con ligeras esperanzas de alcanzar la postemporada. Y para Denver hay un poco más en juego.

Resulta que Denver tiene 11 victorias consecutivas sobre Cleveland, racha que inició en 1991. Esa es la cadena de victorias más larga en la NFL entre un equipo contra cualquier rival. Y si los Broncos quieren extender su marca a 12 triunfos consecutivos contra los Browns, van a necesitar que sus estrellas defensivas se luzcan.

Baker Mayfield tiene de momento 267.6 yardas por partido este año, la cantidad más alta para cualquier QB novato desde 1970. La clave para evitar que Mayfield siga sumando yardas es ponerlo bajo presión, y para eso estarán Von Miller y Bradley Chubb. Por cierto, hablando de novatos con grandes temporadas, Chubb es el primer novato en sumar 12 o más sacks desde que Aldon Smith lo hiciera en 2011.

8. Duelo de ganadores del Heisman

Buccaneers y Ravens están en situaciones distintas este año, pero comparten algo: los dos equipos cuentan con un QB ganador del Heisman como titular, y este juego será el cuarto de esta temporada donde se vean las caras dos QB ganadores de este trofeo. Por cierto, por si les sirve de algo, el QB equipo local ha ganado los tres duelos previos de esta temporada.

Más allá del duelo de QB ganadores del Heisman, este partido también será un encuentro entre la ofensiva número 1 contra el pase y la defensiva número 1 en puntos permitidos. En los últimos 15 años este duelo se ha presentado cinco veces, y la defensiva solamente ha ganado una vez.

Y algo más a observar: este será el primer partido de Lamar Jackson donde Joe Flacco esté como su suplente, así que la presión será un poco mayor para el novato, ya que ahora sí hay un QB que podría entrar en su lugar si no hace bien las cosas.

7. Sigue la presión sobre Kirk Cousins

Cuando los Vikings tomaron la decisión de dejar ir a Case Keenum para buscar un QB franquicia, parecía que era lo único que les faltaba para llegar al Super Bowl. Pero hasta ahora las cosas han ido en retroceso.

El ataque de Minnesota ha logrado menos de 300 yardas ofensivas en cuatro de los últimos cinco juegos, cifra muy alta considerando que el año pasado solamente tuvieron tres juegos así en toda la temporada. Y gran parte del problema es la presión que le imponen las defensivas contrarias a Cousins, que ha recibido presión en 193 intentos de pase, 20 más que cualquier otro QB de la liga.

Del otro lado Ryan Tannehill regresó bastante bien de su lesión, ya que desde la semana 12 (que fue cuando retomó su puesto titular) es el líder de la liga en pases de TD (8) y en rating (129.9). Eso será un reto para una defensiva de los Vikings que ha pasado problemas durante toda la temporada.

6. Alvin Kamara y Cam Newton van por su récords

Este lunes Panthers y Saints se verán las caras, y aunque el título de la NFC South está decidido a favor de New Orleans, todavía hay muchas cosas que ver en el MNF, incluidas dos oportunidades de ver marcas históricas.

Primero, si Alvin Kamara logra 83 yardas por recepción llegará a las 1 500 en su carrera, lo que haría del RB de New Orleans el segundo jugador en la historia de la NFL en acumular 1 500 yardas por tierra y 1 500 yardas por recepción en sus dos primeras temporadas como profesional. Kamara suma 1 521 yardas terrestres y 1 417 yardas por recepción en su carrera. El otro jugador es Herschel Walker (1986-1987), que tuvo 1 628 yardas por tierra y 1 552 por recepción.

Del otro lado Cam Newton puede ubicarse como el primer QB en la historia de la liga en correr para 500 yardas en siete temporadas. En este momento tiene 473, por lo que necesita 27 para lograr esa marca. De momento Newton está empatado con Randall Cunningham y Michael Vick con seis temporadas con al menos 500 yardas terrestres.

5. Saquon Barkley quiere asegurar su premio al Novato Ofensivo del Año

El RB de los Giants tiene 1 753 yardas totales y 13 TD en la temporada, cifras que lo ubican como líder entre los novatos. Y su producción está a punto de alcanzar tintes históricos.

Si Barkley consigue 147 yardas totales y 2 TD ante los Titans podría convertirse en el quinto novato en la historia de la NFL con al menos 1 900 yardas totales y 15 anotaciones en una temporada. Los cuatro jugadores previos son Eric Dickerson (2 212 yardas, 20 TD), Edgerrin James (2 139 yardas, 17 TD), Ezekiel Elliott (1 994 yardas, 16 TD) y Billy Sims (1 924 yardas, 16 TD).

Dickerson, James y Sims ganaron el premio a Novato Ofensivo del Año tras esa producción, por lo que parece que llegar a esas cifras podría amarrar el premio para Barkley.

4. ¿La venganza de los Monsters of Midway?

La temporada de Bears y Packers comenzó con un duelo entre estos equipos donde Aaron Rodgers le dio la vuelta para llevarse la primera victoria del año. Eso es algo que probablemente los Bears no han olvidado, y ahora llegan en situaciones muy distintas.

Mientras Chicago (9-4) está peleando por un boleto a playoffs, los Packers (5-7-1) simplemente están tratando de hacer más decorosa su temporada. Y la defensiva de los Bears seguramente quiere este duelo contra Aaron Rodgers.

El QB de Green Bay es usualmente muy eficiente contra defensivas de alto nivel, ya que tiene marca de 7-1 como titular enfrentando a defensivas que llegan al partido dentro del Top 5 en puntos permitidos (después de la semana 10), así que en teoría tiene un partido “a modo” ante sus eternos rivales, que son la defensiva número 3 en ese departamento.

Y es de esperar que los Bears pongan mucha presión sobre Rodgers, ya que esta temporada están promediando 3.1 sacks por encuentro, su cifra más alta desde 1987. En ese año promediaban 4.7 sacks por juego y su coach era Mike Ditka. Además podrían romper la marca de pases consecutivos sin intercepción de Aaron Rodgers,  que en este momento está en 368.

3. Duelo de contendientes a postemporada

Los Cowboys podrían asegurar la NFC East esta semana si vencen a los Colts, pero el equipo de Indianapolis tiene planes distintos, ya que ellos necesitan la victoria para mantenerse en la pelea por un boleto a los playoffs.

Y aquí hay un duelo muy interesante entre la ofensiva de los Colts y la defensiva de Dallas. La ofensiva que maneja Andrew Luck tendrá que medirse con una unidad que ha permitido 28 puntos o menos en 19 juegos consecutivos, y además ha permitido que solamente un corredor les haga 100 yardas en un partido (Chris Carson en la semana 3).

Luck tendrá entonces que buscar el juego por pase, y eso no sería mucho problema para él, ya que los Colts son un equipo que lanza en el 63.5 por ciento de las jugadas. Y probablemente ambos equipos lancen mucho este domingo, ya que Amari Cooper y T.Y. Hilton son los dos mejores WR de la NFL en yardas por recepción desde la semana 11.

2. Pittsburgh quiere romper su mal momento ante el rival menos conveniente

La semana pasada quedó demostrado que los Patriots tienen muchos problemas jugando en Miami, pero eso cambia esta semana, porque les pasa todo lo contrario contra los Steelers.

El equipo de Pittsburgh, que viene de perder tres partidos consecutivos, tiene que enfrentar a unos Patriots que se les complican mucho. De hecho, Tom Brady tiene marca de 11-2 contra Pittsburgh (8-2 en temporada regular, 3-0 en playoffs y 7-1 contra los Steelers de Mike Tomlin), y la última vez que los Steelers vencieron a los Patriots de Brady fue en el 2011. Desde aquella ocasión New England ha ganado cinco partidos, incluyendo el juego de campeonato de la AFC de 2016.

Por si las cosas no fueran lo suficientemente complicadas, el RB James Conner sigue en duda para el encuentro, y aunque todavía no ha sido descartado parece un hecho que no llegará en buenas condiciones. Y si se combinaran una derrota de Pittsburgh con una victoria de Baltimore (ante los Buccaneers) entonces el lunes los Ravens amanecerían como el primer lugar de la AFC North.

1. El juego de la semana

Aunque muchos pudieran pensar en el Patriots vs Steelers, el partido de la semana es Chargers (10-3) vs Chiefs (11-2). Y no es para menos: estos equipos estarán peleando por el primer lugar de la AFC West, y además el ganador muy probablemente termine la temporada como el primer lugar de la AFC. Si creen que eso no es muy importante, nada más hay que recordar que el equipo que termina en el primer lugar de la Conferencia Americana ha llegado al Super Bowl en cada una de las cinco temporadas previas.

En este caso los Chiefs asegurarían la AFC West y descansar en la primera semana de playoffs con un triunfo. Para tener los playoffs en casa desde esta semana necesitarían que además perdieran los Patriots. Los Chargers, por su parte, solamente asegurarían el pase a postemporada con la victoria.

Además, es un juego de jueves, y esos partidos usualmente no son muy llamativos. Ahora tenemos un gran partido, y de hecho esta es apenas la tercera vez que dos equipos con al menos 10 victorias se enfrentan en jueves.

Entre los jugadores  a seguir hay que mencionar a Travis Kelce, que de momento va encaminado a imponer la marca de más yardas por recepción para un TE en una temporada (está proyectado para terminar el año con 1 426 yardas); o el RB Melvin Gordon, que está en duda para jugar, y de ausentarse los Chargers estarían buscando opciones porque Austin Ekeler tampoco va a jugar.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por