Zach Wilson, un lastre antes que un líder – Café Lombardi

1

Hay un viejo dicho en el mundo del football que dice que cuando tienes dos quarterbacks, en realidad no tienes a ninguno. La cita ha sido atribuida a numerosos entrenadores, porque si algo se ha demostrado a lo largo de la historia del football profesional, es que el experimento de tener dos pasadores de similar estatus no ha funcionado, salvo la excepción de los Los Angeles Rams de 1950 con Bob Waterfield y Norm Van Brocklin. La referida cita hace mención en realidad a cuando si no tienes un claro pasador titular, entonces tienes un problema.

Sin embargo, hay una situación que es peor que tener dos, tres o media docena de pasadores: tener un pasador pésimo. Así deben estar ahora pensando los aficionados de los New Yorks Jets con la situación de su pasador titular ¿Hay un equipo en la NFL que tenga un QB1 tan rematadamente malo como Zach WilsonEs difícil si repasamos a las otras 31 franquicias encontrar a un QB1 que ahora mismo ofrezca peores sensaciones y resultados. Si nos vamos más lejos aún, sería difícil encontrar un QB2 que ofrezca peores sensaciones. Yendo más lejos, seguramente en el propio roster de los Jets hay ahora mismo dos pasadores, Joe Flacco y Mike White, que puedan mejorar sensiblemente el pésimo rendimiento y mal hacer del ya mencionado.

Ahora que se ha confirmado que los Jets sentarán a Wilson en la banca para su duelo de semana 12 ante los Bears, revisemos algunas razones detrás de esta decisión.

 

Siempre hubo malos QB en malos equipos

Un pésimo pasador en un equipo lamentable puede pasar desapercibido, si fallan todas las unidades por falta de talento, o porque están muy mal entrenadas, el pasador es una pieza más en un engranaje averiado. ¿Pero qué sucede cuando el resto de piezas funcionan y es el pasador quien no lo hace? Si algo nos ha demostrado la historia de la liga es que es posible ganar con QB mediocres, o siendo benévolos, no muy malos. Los Ravens fueron capaces de ganar el Súper Bowl con Trent Dilfer, al que solamente le pidieron algo: “no lo estropees“. Los Steelers ganaron otro Súper Bowl con un Ben Roethlisberger al que se le pidió parecida tarea. En otras ocasiones pasadores, más o menos aseados han tenido su día de gloria, Brad Johnson con Tampa Bay, Joe Flacco con Baltimore o Nick Foles con Philadelphia son claros ejemplos de pasadores regulares que ganaron un Super Bowl.

 Volviendo a los Jets de Robert Saleh, estos tienen una defensa de equipo contendiente con jugadores de gran calidad como Quinnen Williams, Carl Lawson, C.J. Mosley y Sauce Gardner, jugadores que ya quisieran muchos equipos. En la parcela ofensiva, su línea ha sufrido importantes bajas, pero se han sobrepuesto y, sin ser élite, es cumplidora. El puesto de RB estaba excelentemente cubierto con Breece Hall hasta su lesión, y ahora es más que aceptable con James Robinson y Michael Carter. Por último cuenta con dos buenos receptores como Denzel Mims y Elijah Moore ¿Y qué sucede cuando miras al puesto de QB? Que ves a Zach Wilson y se te cae el alma al suelo.

¿Se puede aspirar a algo como un pasador como Zach Wilson? 

Si Wilson fuese un QB elegido en la séptima ronda del Draft —como lo fue en su día Nathan Peterman—, o incluso un undrafted, sabes lo que tienes y a lo que te atienes, por más que sea imposible saber donde puede haber un buen pasador con absoluta certeza.

Pero cuando ese pasador es la segunda elección absoluta del Draft, el escenario es completamente diferente. Al menos debe mostrar algo, destellos de la calidad que se le supone. Basta recordar que, de no haber estado Trevor Lawrence, Zach Wilson pudo perfectamente haber sido la primera elección del 2021.

Tan cierto cómo todo lo anterior es que Zach Wilson apenas va por su segundo año y entró como Junior en la NFL, igual que lo hizo Tua Tagovailoa, que pese a jugar en un entorno tan tóxico como fueron los Dolphins de Brian Flores, demostró en no pocas ocasiones que había calidad. ¿Qué ha mostrado Zach Wilson en estos dos años? Absolutamente nada, incluso peor, cuando más se supone que debe demostrar, lo único que vemos es precisamente todo lo contrario.

¿Es todavía pronto para evaluar a Zach Wilson?

 Sí, es aún muy pronto para evaluar a la clase de pasadores del Draft 2021, pero al menos compañeros suyos de generación han mostrado cosas interesantes, como Trevor Lawrence. Mac Jones tampoco es un dechado de virtudes, pero sí ha dado la sensación de que se podría ganar con dignidad la vida como pasador en esta liga. Justin Fields está ahora mismo a años luz de Wilson, e incluso Davis Mills, elegido en tercera ronda, se ha demostrado como mejor pasador en muchos momentos. Sam Ehlinger, elegido en sexta ronda, no ha mostrado nada de nada, pero es la elección 218 mientras que Wilson es la segunda absoluta.

 Los New York Jets son históricamente una máquina de moler carne cuando se habla de pasadores. Triunfar en ese equipo solo ha estado al alcance de un elegido como Joe Namath, alguien tan singular como extraordinario. Si algo caracteriza a esta franquicia es su pésima colección de QB del Draft; solo un nombre se salva en los últimos 30 años: Chad Pennington, un pasador tan inteligente como limitadas eran sus aptitudes físicas. Todos los que han llegado después, desde Mark Sánchez al más reciente caso de Sam Darnold, han mostrado muy poco. Y de todos modos, el peor, y con diferencia, es Zach Wilson.

Los QB elegidos en el top del Draft acostumbran terminar en ambientes muy poco adecuados para su desarrollo. En el caso de Wilson ocurre lo contrario, pues tanto Joe Douglas como Robert Saleh han creado un más que buen equipo y quien sí parece un elemento tóxico que puede acabar envenenando este proyecto es Zach Wilson, tanto por sus aptitudes, como por lo que es más grave: sus actitudes.

 

¿Qué opinas sobre Zach Wilson y su situación como QB en los Jets? Te leemos en los comentarios bajo esta columna y en nuestras redes sociales.

No te pierdas nuestros artículos y columnas semanales de NFL:
Los memes de la Semana 11
Desde la Formación Escopeta: Edición Semana 11
Hangover NFL - Lo que dio de qué hablar esta semana 11
Lecciones de la Semana 11
Overreaction NFL Semana 11
Power Rankings NFL Semana 12
Punto Extra: Se comprobó la magia de la NFL en México
Quiniela NFL Semana 12
Café Lombardi: Zach Wilson, ¿líder o lastre?
Playbook: Análisis previo de la Semana 12
Culto NFL: Los choques culturales del juego en México
4a. y Rod: las historias de la Semana 12

 

1
Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
1 Comentarios de este post
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentarios más populares
1 Usuarios que han comentado
Santi Recientes comentarios por
  Suscríbete  
reciente antiguo más votado
Notifícame por
Santi
Visitante
Santi

Zach Wilson, QueBasura de los Jets, se merece una visita nocturna de 52 jugadores con pastillas de jabón envueltas en toalla.
Pero como no estamos en la Chaqueta Metálica bien pudiera ser que si en el último partido de temporada regular los Jets no se jugarán nada y ya estuvieran rn playoffs….la línea ofensiva recompensara a Zach dejándose hacer 10 sacks y 40 presiones.