Analizando el crecimiento de Kyler Murray, ¿próximo MVP de la NFL?

0

Por Quetzalcóatl Flores (@Quetzalcoatl_)

Al ahora QB sensación de los Arizona Cardinals, Kyler Murray, Hace un año no se le bajaba de overrated. Parecía un “quarterback corredor” del montón, que arriesgaba el balón en un sistema ofensivo sin credibilidad de la mano de un head coach más famoso por las vistas interiores de su casa que por su fogueo en la NFL

En su tercer temporada como QB titular de los Cardinals, Kyler Murray está demostrando mejoría con respecto a la temporada pasada, que como sabemos inició de manera irregular debido a la pandemia del COVID-19. Este año, el coach Kliff Kingsbury y su equipo por fin pudieron tener una pretemporada en forma, en la que la ofensiva tuvo oportunidad de trabajar sin contratiempos, a diferencia del 2020 en la que Murray no tuvo tiempo de construir la química necesaria con su recién adquirido WR DeAndre Hopkins.

Una temporada 2020 atípica

La temporada pasada Murray y los Cardinals se veían bien iniciando 6-3, y desde ese momento el QB ya sonaba como candidato a MVP, dando buenos partidos tanto por pase como usando sus piernas, algo que lo ha caracterizado como una doble amenaza para los contrarios; pero después de un triunfo de último segundo con el famoso “Hail Murray”, el equipo se fue para abajo, perdiendo 5 de sus últimos 7 encuentros.

En uno de ellos, contra los Miami Dolphins, Murray sufrió una lesión en un hombro, lo cual hizo que su promedio de yardas por tierra disminuyera, pasando de promediar 67.9 yardas por partido a 34.5.

Así fue como enterramos la narrativa del crecimiento que ya venía demostrando Kyler Murray por un simple pase de página, como una historia de rachas a las que los Cardinals nos tienen tan acostumbrados a lo largo de su historia.

Llegó 2021, ¿en qué nos equivocamos con Kyler Murray?

Este año, el trabajo de pretemporada se nota, Murray pudo trabajar con su cuerpo de receptores, añadiendo al veteranísimo A.J. Green, quien parece que aún tiene gasolina en el tanque. Además la gerencia ayudó a mejorar la línea ofensiva trayendo a Rodney Hudson. También es evidente que el playcalling de Kingsbury ha sido mucho más eficiente que la temporada pasada.  Murray se ve en control total de esta ofensiva, en donde estamos teniendo producción de sus receptores y ahora hasta los tight ends están ayudando.

Si a eso le añadimos un gran apoyo por parte de James Conner en el juego de carrera, el resultado es un QB que se le ve cómodo, haciendo lecturas correctas de sus objetivos así como de las defensivas rivales y demostrando que tiene un gran toque al momento de lanzar sus pases, además de un buen manejo del bolsillo, por lo cual en este momento está promediando 302.4 yardas por encuentro, con un 75.15% de pases completados; esto cuando la temporada pasada a estas alturas promediaba 247.8 yardas por encuentro con 65.85% de pases completos.

¿Y qué pasa cuando tiene que lidiar con pass rush? No hay problema, Murray ha demostrado desde el inicio de su carrera de la elusividad que tiene corriendo con el balón. Su baja estatura hace que sea aún más difícil derribarlo, además de que está tomando mejores decisiones al momento de salir en carrera –tratando de buscar primero un receptor antes de salir, y evitar golpes innecesarios– y se nota en las estadísticas; el año pasado después de 6 encuentros tenía 51 acarreos para 370 yardas, mientras que esta temporada tiene 30 intentos para 110 yardas.

Esto es señal inequívoca que el playcalling de Kingsbury ha mejorado para que las carreras del QB sean el último recurso, que el equipo tiene más y mejor talento para apoyarlo, y que Kyler Murray está evolucionando como quarterback en la NFL.

¿Qué le falta por mejorar a Kyler Murray?

Algo en lo que tiene que mejorar es que en ocasiones parece querer hacer esfuerzos de más, forzando pases a jugadores bien cubiertos por los defensivos o haciendo pases sin estar bien plantado al momento de lanzar, lo cual en algunos partidos le ha salido bien gracias a su brazo, pero en otros encuentros lo ha llevado a entregar el balón al contrario.

Digamos que tiene que aprender de las desgracias de Patrick Mahomes y los Chiefs, que este año sufren del mismo problema y ni el inmenso talento de su quarterback lo están salvando de tener entregas de balón que les cuestan puntos y partidos. La paciencia deberá llegar a Murray más temprano que tarde para mantener a los Cardinals competitivos.

¿Puede ser verdadero candidato a MVP este año?

Al paso que va, Kyler Murray se ve como un serio candidato por parte de la NFC para el premio MVP: los Cardinals están invictos gracias a que Murray está jugando con mucha más inteligencia y distribuyendo el juego con sus varios objetivos en la ofensiva.

Para mí es válido plantearlo como tal: el MVP es esa pieza de jenga, la cual,  si la quitas, todo el edificio se viene abajo, y en este momento Kyler Murray está en ese punto. Si logra continuar con estas buenas actuaciones, mejorando sus lecturas, cuidando mejor el balón sin arriesgarlo y evitando golpes innecesarios, es muy probable que sea un fuerte candidato al MVP para el resto de la NFL.

Por el momento, este año se ve bastante reñido el camino a ese premio, pues hay varios jugadores que están siendo la columna vertebral de sus equipos respectivos. Sin embargo, no hay que olvidar que, el más improbable y meteórico de todos podría ser este Kyler Murray con sus Cardinals.

¿Qué te parece el desempeño de Kyler Murray y sus Cardinals al momento en la Temporada NFL 2021? Te leemos bajo los comentarios de este artículo y en nuestras redes sociales.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por