Bills vs Chiefs, la revancha de revanchas – Desde la yarda 1

2

Todos tenemos esa imagen grabada en nuestro cerebro: el WR Stefon Diggs observando cómo festejan los Chiefs su campeonato de conferencia. El confeti amarillo y rojo cayendo del cielo, la gente en un éxtasis total en el Arrowhead Stadium y, a la distancia, Diggs viendo ese festejo, pensando, maquinando como el próximo año, las cosas serían distintas.

Los antecedentes del Bills vs Chiefs

El tiempo no olvida, menos en una liga como la NFL. Mucho menos, en una franquicia que históricamente ha sufrido incontables fracasos. Una franquicia que tiene el nada ostentoso récord de haber perdido cuatro Super Bowls de manera consecutiva y que a la par, ostentó la segunda racha más larga en la historia de la liga sin llegar a la postemporada (17 años, entre 2003 y 2020).

Uno observa a los aficionados de los Bills y es inevitable no obtener de su mirada un recuerdo que se denota cuando esbozan un a pícara sonrisa, recordando que alguna vez fueron el equipo a temer en la liga. Que alguna vez la liga imitó lo que ellos hacían a la ofensiva con la famosa K-Gun que comandaba Jim Kelly. Que en sus filas tuvieron al líder histórico de capturas de quarterback, Bruce Smith, y a un MVP en Thurman Thomas.

Esos nombres, si bien significan los fundamentos sobre los cuales muchos aficionados forman parte de la Bills Mafia, hoy solo son un vago recuerdo en la mente de una afición que sabe, al igual que lo supo Stefon Diggs ese día en Arrowhead, que este año las cosas será distintas.

Los Bills y sus cuentas pendientes

“La revancha es un plato que se sirve frío” reza aquel antiguo proverbio, y los Bills están dispuestos a demostrar que su revancha este año no es solamente contra los Chiefs, sino contra toda la NFL. La primera semana, de inmediato surgieron dudas tras la derrota ante Steelers, las circunstancias de ese juego nublan un poco el resultado, pues Pittsburgh logró anotaciones en equipos especiales y, en realidad, Buffalo no tuvo margen de maniobra en la segunda mitad.

Con toda esa nube de duda encima, los Bills decidieron dar un golpe sobre la mesa y se encargaron de blanquear a Miami en su siguiente partido. La energía que emanaba de esa defensiva era electrizante. Todos los jugadores volando al balón, cansándose de darle oportunidades a la ofensiva. El mensaje estaba enviado: Los Bills están en una campaña de vendetta contra todos quienes alguna vez dudaron de ellos tras su derrota ante Chiefs en el campeonato de la AFC.

El marcador acumulado por Buffalo en sus últimos tres juegos: 118-21. Han aplastado a quien se les ha puesto enfrente, sin embargo, su mente sigue fija en ese confeti amarillo y rojo que caía del cielo mientras Andy Reid levantaba el trofeo Lamar Hunt el 24 de enero de 2020.

El duelo de los quarterbacks que pudieron ser

Si nos ponemos a hacer un poco de memoria, este resurgir de Buffalo previo al Bills vs Chiefs estaba destinado a suceder tarde o temprano, particularmente, cuando en 2017 tuvieron en sus manos la décima selección global del Draft. Pensando que seleccionarían su quarterback del futuro, los Bills tenían en la baraja de pasadores disponibles a Deshaun Watson y Patrick Mahomes. La decisión, parecía clara: Watson venía de ser campeón nacional con Clemson. Para sopresa de todos, Buffalo decidió intercambiar su pick a Kansas City, quienes tomaron a Patrick Mahomes con esa selección… el resto, es historia.

Para 2018, una vez ubicados en el top 10 del Draft, los Bills tuvieron su revancha. Con la séptima posición seleccionaron a Josh Allen, quarterback de Wyoming, para ser el encargado de regresar a la franquicia a la cima de la AFC. Mientras esto sucedía, Mahomes tendría su primera temporada como titular, maravillaría al mundo, sería nombrado MVP y perdería la final de conferencia contra Tom Brady y los Patriots.

Del otro lado, la campaña de novato de Josh Allen no fue nada del otro mundo, a pesar de ganar 5 juegos. Lanzó 10 touchdowns contra 12 intercepciones; no obstante, la sed de probar que era más de lo que daban por él, se encontraba latente. 

Al siguiente año, 2019, Patrick Mahomes ganaría el Super Bowl con Kansas City, mientras que Josh Allen lograría llevarse 10 juegos como titular, pero lo más importante, Allen sería el quarterback elegido para romper los 17 años sin playoffs para los Bills. En postemporada ante Houston, Allen se quedó muy corto de las expectativas, siendo blanco de críticas y menciones acerca de su “muy arriesgada forma de jugar”.

En 2020, la sed de revancha nos mostró a unos Bills y un Josh Allen, totalmente distintos. Allen logró subir su porcentaje de pases completo a casi el 70%, lanzó para 37 touchdowns y solo 10 intercepciones. La transformación estaba completa, el monstruo de las cataratas del Niágara estaba listo para dominar la NFL… El único problema, el show seguía siendo de Patrick Mahomes y los Chiefs.

Adelantemos el reloj al domingo por la noche. Bills vs Chiefs, el escenario sigue siendo Arrowhead Stadium. El quarterback del otro equipo sigue siendo Patrick Mahomes. La pregunta es ¿Podrán los Bills saciar su sed de revancha en camino a ser la nueva superpotencia de la AFC?

2
Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
2 Comentarios de este post
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentarios más populares
2 Usuarios que han comentado
FrankieClaudio Recientes comentarios por
  Suscríbete  
reciente antiguo más votado
Notifícame por
Claudio
Visitante
Claudio

👍🏻👍🏻👍🏻

Frankie
Visitante
Frankie

Me gustó, sólo algunas precisiones: La racha sin playoffs fue de 2000 a 2017, y el QB que la rompió fue Tyrod Taylor, jugando el primer juego de playoffs de los Bills en este siglo en Jacksonville.