El 0-2 de 2021 en la NFL no es la maldición de antes – Café Lombardi

1

Una de las tradiciones (maldiciones) tras jugarse la segunda semana de la Temporada Regular NFL es aquella que nos recuerda qué porcentaje de equipos que empiezan la temporada 0-2 se acaban clasificando para la postemporada. Desde 1990, primer año en que se implementó el formato de 12 equipos clasificados, 30 equipos que empezaron 0-2 lo han logrado, un 12% de total que empezaron la temporada con aquel registro. Los últimos en conseguirlo, ambos en 2018, fueron los Houston Texans, que empezaron 0-3, y los Seattle Seahawks, que perdieron sus dos primeros partidos jugando ambos como equipo visitante.

En este año 2021 ya tenemos a siete equipos con ese registro de 0-2: NY Jets, NY Giants, Indianapolis Colts, Jacksonville Jaguars, Atlanta Falcons, Minnesota Vikings y Detroit Lions. Varios equipos como los Tennessee Titans, Baltimore Ravens, Dallas Cowboys o Washington Football Team esquivaron en los segundos finales una bala ganando in extremis para evitar caer en ese agujero.

En todo caso, debemos tomar con mucha cautela esta estadística, además de analizar equipo por equipo. No son lo mismo el 0-2 de los Minnesota Vikings que el caso de los NY Jets o Jacksonville Jaguars. En el caso de los Vikings, no han jugado un solo partido como local, uno lo perdieron en el OT ante los Bengals y el otro ante los Cardinals tras fallar Greg Joseph un FG en los segundos finales, podrían perfectamente estar 2-0 ó 1-1. En cambio en el caso de Jets y Jaguars, sus derrotas son incuestionables. Ambas franquicias tienen en común una fórmula que no es precisamente sinónimo de éxito: head coach nuevo acompañado de un QB novato.

2021: año del cambio en la NFL

Este año hay un nuevo factor que hace que un 0-2 pueda perder parte de su valor negativo en la NFL: no estamos ante una temporada de 16 partidos, sino de 17, lo que supone que todos los equipos tienen una bala extra para rectificar, y no tendremos datos estadísticos válidos hasta que concluya la campaña. A ese factor debemos añadir que desde 2020 ya no clasifican para la postemporada 12 equipos, sino 14, un 43,75% frente al 37,50% anterior. Por tanto, entramos en un territorio totalmente desconocido por falta de datos.

Al final, esto es como comparar peras con manzanas, pero volviendo al terreno de la NFL, es como comparar registros de una misma categoría en eras diferentes. Y no hablamos de los consabidos cambios en la reglamentación que favorecen el juego aéreo en perjuicio del juego terrestre y que han disparado las estadísticas de los QB, sino de comparar cuando se jugaron 14 partidos a cuando se jugaron 16, cambio que tuvo lugar en la temporada 1978 tras la expansión de la NFL de 26 a 28 franquicias en 1976.

Sirvan este par de ejemplos:

Yardas por tierra:

En 1973 O.J. Simpson corrió para 2 003 yardas en 14 partidos. Si trasladamos esos registros a una temporada de 16 partidos y aplicando la media por partido, tendría 2 289 yardas, cifra que superaría claramente el actual récord de 2 105 yardas logrado por Eric Dickerson en 1984.

Yardas por aire:

Las 4 000 yardas por pase es, hoy día, un registro al alcance de casi cualquier QB, 12 lo lograron en 2020. Más quarterbacks lo hubieran logrado si llegan a jugar 16 partidos y no 15, casos de Jared Goff, Ben Roethlisberger o Teddy Bridgewater. En 1961, Joe Namath fue el primer QB en superar ese registro en una temporada regular de 14 partidos, con 4 007 yardas. Si trasladamos esos registros a una temporada de 16 partidos, hablaríamos de 4 579 yardas, lo que en 2020 le hubiese supuesto ser el quinto QB solo por detrás de Deshaun Watson, Patrick Mahomes, Tom Brady y Matt Ryan.

El récord de yardas aéreas es actualmente de 5 477 y está en poder de Peyton Manning desde 2013. Este año vamos a tener la primera temporada de 17 partidos, con lo que es muy fácil anticipar que serán muchos más de 12 los QB que superen las 4 000 yardas. Igualmente, es posible que algún pasador se pueda acercar a las 6 000 yardas; de momento, Derek Carr lleva camino de las 7 000.

Estadísticas en 2021

Si desde ahora mismo podemos anticipar que las estadísticas de pase se van a disparar, y va a resultar imposible comparar temporadas de 17 partidos con temporadas de 16 partidos, igualmente debemos descartar un dato estadístico que nos dice que el 88% de los equipos que empiezan 0-2 en una temporada regular de 16 partidos se van a quedar fuera de la postemporada.

Es cierto que, de los siete equipos que ya tienen ese registro, podemos descartar en la postemporada a varios porque que son una imagen fiel de los malos que son, pero en otros casos no me atrevería a decir lo mismo. También me atrevo a decir que hay equipos que van con un récord de 2-0 que me parecen igual o más engañosos.

Tendremos que buscar un nuevo “registro maldito” en la NFL que se adapte a estos tiempos como antes lo hacía de 0-2. Quizás debamos esperar a ver que dice la estadística sobre el 0-3. Hace tiempo que septiembre es un mes de supervivencia, y todo lo que sea terminar 1-3 me parece hasta aceptable siempre que no se den señales alarmantes de que nada funciona en el equipo involucrado.

En ese caso, el 0-2 es solo el menor de todos sus problemas, y dará igual que sea en 2021, 1990 o 2031.

¿Crees que el 0-2 ha perdido su lugar entre las grandes “maldiciones” de la NFL? Nos leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales. 

1
Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
1 Comentarios de este post
0 Respuestas
0 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Comentarios más populares
1 Usuarios que han comentado
Hugo Ramirez Recientes comentarios por
  Suscríbete  
reciente antiguo más votado
Notifícame por
Hugo Ramirez
Visitante
Hugo Ramirez

Siempre interesante los puntos de vista, ante los nuevos tiempos, los nuevos records, las nuevas reglas existe una NFL que cambia, pero a pesar del dolor de cabeza que eso supone cuando queremos hacer medida con la misma vara, lo único que sobresale es que la visión de la temporada y de la liga es que sabe re inventarse y seguir manteniéndonos cautivos y expectantes.