Jason Taylor y Zach Thomas marcaron una era en los Dolphins

0

Los fans de Miami vivieron dos caras de una moneda en los últimos veinte años del siglo XX y hasta la primera década de este siglo: viniendo de un campeonato de Super Bowl en la temporada invicta de 1972 con el head coach Don Shula, parecía que este equipo volvería al camino del éxito con la llegada del QB Dan Marino de la gran clase del Draft de 1983 y sería cuestión de tiempo para marcar una nueva época… excepto porque esto nunca ocurrió.

Esos Dolphins, comandados por uno de los mejores quarterbacks de la historia, nunca estuvieron realmente a un jugador del campeonato, principalmente por la falta de un buen ataque terrestre y en cambio poseer una defensiva más que mediocre. Pero los fans siguieron esperando, y esperando.

Entre 1996 y 1997, ya cuando la luz de Dan Marino comenzaba a extinguirse, dos figuras comenzaron a hacer gravitar a los Dolphins a su alrededor. No eran para nada un buen equipo, pero al menos la defensiva tenía dos anclas. Dos jugadores que casualmente cumplen años el mismo día, que llegaron a la NFL apenas con un año de diferencia y que serían los referentes del plantel hasta muy entrada la década de 2000: hablamos del híbrido defensive end / linebacker Jason Taylor y del linebacker interior Zach Thomas.

Por separado, cada uno era una fuerza imparable. Hubieran sido estrellas en cualquier otro equipo, también. Sin embargo, uno de los pocos consuelos de los Dolphins del nuevo milenio fue haberse deleitado con el pass rush de Taylor y la fuerza de Thomas, jugadores que muchas veces fueron la última línea que separó a Miami de sufrir vergonzosas derrotas y desconsuelos totales. Ambos fueron verdaderos ejemplos de nunca darlo todo en la batalla aunque la misma esté perdida.

Recordamos a Jason Taylor y a Zach Thomas a través de las respuestas del Staff de Primero y Diez a las siguientes preguntas:

¿Cómo defines el impacto de Jason Taylor y Zach Thomas para los Dolphins de finales de los 90?

Alejandro Martínez:

Fueron brutales ambos linebackers. Desafortunadamente, les tocó formar parte de unos Miami Dolphins que no eran competitivos y que recurrentemente se encontraban entre los peores equipos de la NFL. De haber jugado junto a Dan Marino en su prime, sin duda serían más reconocidos. De Jason Taylor me encantaba su presencia de campo, pues era capaz de presionar como pocos (al final registró 139.5 sacks en su carrera), además de nublar la vista del QB e incluso conseguir entregas de balón y TD defensivos (8 intercepciones, 29 fumbles recuperados y 9 TD defensivos).

Thomas era impresionante por su poco margen de error a la hora de tacklear. En sus 13 años en la NFL, solo bajó de 128 tackleadas en una campaña en tres ocasiones. Era brutal su recuperación y entendimiento del campo como capitán de la defensiva.

Oscar Aguileta:

Zach Thomas y Jason Taylor fueron los herederos de Dan Marino cómo líderes de los Dolphins. Ambos fueron clave en la defensiva que alcanzó Playoffs de 1997 a 2001. Lamentablemente Miami dejo de ser un equipo competitivo hacia la primera década del siglo XXI, aunque tanto Thomas como Taylor se mantuvieron como referentes de la liga a nivel Pro Bowl.

Thomas era una máquina de tackleadas, quizá de los últimos linebackers clásicos y el quinto con más tackleadas de todos los tiempos con (1 107).  Taylor era el prototipo ideal de un pass rusher y sus 139.5 sacks le valieron entrar al top-7 histórico de capturas. En el caso de Taylor creo que hubiera podido ser más dominante aún si Miami hubiera sido un buen equipo ofensivo al final de su carrera.

De izquierda a derecha: Zach Thomas y Jason Taylor, exdefensivos de los Miami Dolphins, recibiendo honores por parte de la franquicia en 2012. Foto obtenida de Facebook.com

¿Consideras injusto que Thomas aún no esté en el Salón de la Fama de la NFL?

Alejandro Martínez

Totalmente. Puede entrar más adelante, pero que no haya sido considerado es una injusticia para su carrera. La ubicación que tenía dentro de la cancha era impresionante, además de que podía coordinar a toda la defensiva desde su lugar. Era potente y durable, pues únicamente en una campaña se perdió más de diez partidos.

Oscar Aguileta:

Sí. Más allá de su puesto histórico en tackleadas deberíamos ver que tiene siete nominaciones como All Pro, cinco de ellas al primer equipo. Además de ser AFC Defensive Rookie of the Year y miembro del Equipo de la Década del 2000, creo que es cuestión de tiempo, pues tiene incluso mejores números que HOFers como Junior Seau y Brian Urlacher, quienes están debajo de él en tackleadas.

¿Qué lugares ocuparían estos defensivos en la NFL actual?

Alejandro Martínez:

Taylor sería uno de los mejores pass rushers, teniendo similitudes con el juego de Jadeveon Clowney. Jugadores altos, con presencia de campo, velocidad y capacidad para cambiar el partido en favor de su equipo con alguna jugada de impacto. Por otra parte, aunque se acaba de retirar, Luke Kuechly era el Zach Thomas de la era moderna, solo que al defensivo de los Dolphins nunca se le ha reconocido como se merece.

Oscar Aguileta:

Zach Thomas se asemejaba un poco a Luke Kuechly, aunque no era tan bueno por pase. Ahora le veo mayor similitud con C.J. Mosley, un tackleador nato contra el juego terrestre. Por otra parte, Jason Taylor me recuerda por el físico a Von Miller, ambos impresionantes y con más cualidades que solo atacar al quarterback rival.

Estas son las impresiones que dejaron las carreras de Jason Taylor y Zach Thomas en el Staff de Primero y Diez. ¿Qué te parecieron a ti? Te leemos bajo este post y en nuestras redes sociales.

También te puede interesar:

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por