Defensiva, la incógnita de los Cowboys hacia la Temporada NFL 2021

0

Después de un offseason muy enfocado en mejorar la defensiva, los Dallas Cowboys llegan a la temporada NFL 2021 con la esperanza de que los cambios realizados tengan efecto positivo, sin embargo aún no hay certeza al respecto.

Con el regreso del QB Dak Prescott y su firma de contrato de largo plazo con el equipo y la cantidad de armas que hay a la ofensiva, ese lado del balón está lejos de ser la preocupación del equipo, ya que parece que serán capaces de anotar puntos de diferentes formas y tan seguido como se lo propongan, sin embargo la pregunta es si esos puntos serán suficientes para superar los que permita la defensiva.

Las carencias de ese lado del balón fueron evidentes en la temporada 2020 teniendo uno de los peores años en la historia de la franquicia. Afortunadamente para el equipo, la front office lo tuvo claro y realizó esfuerzos para mejorar.

La llegada de Dan Quinn a los Cowboys

Gran parte del fracaso defensivo de la temporada pasada se le atribuyó a Mike Nolan, quien solo duró un año como coordinador, dando paso al primer movimiento de la franquicia en este sentido; la contratación de Dan Quinn, quien a su vez viene de una salida muy poco ceremoniosa de los Atlanta Falcons, donde muy probablemente será recordado por las espectaculares debacles que llevaban al equipo a perder partidos de último minuto.

Sin embargo, Quinn tiene buenas credenciales en entrenando unidades defensivas: desde 1994 se ha desempeñado de ese lado del balón, siendo sus paradas más destacadas en Seattle, donde dirigió a la línea defensiva en 2009 y 2010, y luego fue Coordinador Defensivo en 2013 y 2014, temporadas en las que el equipo llegó al Super Bowl –ganando la primera de ellas, en gran parte, gracias al dominio de su unidad–.

La adición de Quinn trae a un elemento de experiencia en la posición, con gran inclinación a mantenerse a la vanguardia, ya que la inmediata relación a una frontal 4-3 con cover 3 en la secundaria que podemos hacer con aquellos equipos de Seattle, no necesariamente es lo que predominará con los Cowboys.

Adiciones de Agencia Libre y Draft

El estilo de los Cowboys en el periodo de Agencia Libre se ha tornado conservador desde hace algunos años, enfocándose a retener a sus propios jugadores. Este año no fue la excepción y el equipo trajo, a precios razonables, a elementos para la frontal como Carlos Watkins, Brent Urban y Tarell Basham, todo ellos con la intención de dar profundidad.

Los movimientos más interesantes vinieron en Damontae Kazee, Keanu Neal y Malik Hooker. Los tres  podrían ver tiempo de juego como parte de la rotación en la secundaria.

Por su parte el Draft fue claramente orientado a la defensiva, usando ocho de sus 11 selecciones en jugadores de ese lado del balón en los tres niveles del campo.

La frontal está llena de dudas

La trinchera defensiva es, sin duda, el cuadro con mayores interrogantes para el equipo, ya que únicamente cuentan con DeMarcus Lawrence como un jugador establecido. Para complementarlo, hay confianza en que Randy Gregory por fin podrá convertirse en un elemento importante, pero ninguna certeza.

Cuentan con un grupo de jugadores jóvenes entre los que destacan Neville Gallimore, quien se perderá el inicio de la temporada por una lesión en el codo, Bradley Anae y Dorace Armstrong, que tienen todo por probar. Además hay tres novatos que eventualmente podría formar parte de una rotación con Osa Odighizuwa, Quinton Bohanna y  Chauncey Golston, pero no se espera que marquen una diferencia de inmediato.

Es posible señalar esta como la debilidad más clara de todo el equipo.

Los linebackers lucen como la fortaleza

LB Micah Parsons de Penn State.

Por números y cualidad, esta línea parece tener el problema feliz de la abundancia buenos jugadores para utilizarlos en los momentos más adecuados. Después de los cortes finales sabremos si los Cowboys se quedarán con cinco o seis hombres en la posición.

La primera ronda del Draft trajo a Micah Parsons y hasta el momento ha demostrado por qué muchos lo consideraban el mejor talento defensivo de esta clase. Además están los dos titulares del año pasado en Leighton Vander Esch y Jaylon Smith, quienes aspiran a una temporada libre de lesiones y a un recuperar un buen nivel de juego, respectivamente.

Jabril Cox llegó en la cuarta ronda del Draft y es considerado un robo, ya que en LSU mostró un gran nivel y liderazgo y aunque este año es posible que vea poco tiempo de juego a la defensiva, podría aportar en equipos especiales y ser el plan de mediano plazo si es que la organización decide separarse de Smith o Vander Esch.

Por último hay que mencionar a Keanu Neal, quien fue drafteado por Dan Quinn en 2016 en la primera ronda como safety, pero esta temporada estará desempeñando el rol híbrido de linebacker/safety que hoy día está cobrando mucha relevancia alrededor de la liga.

En la forma en que se combine a estos jugadores residirá la fortaleza de la unidad defensiva.

Mezcla de juventud y experiencia en la secundaria

En términos de edad, el elemento más viejo en el roster en toda la secundaria es C.J. Goodwin (31 años), el resto no rebasa los 27.

Jugadores como Anthony Brown, Malik Hooker, Jayon Kearse y Damontae Kazee están en ese punto de su carrera en el que tienen por lo menos cuatro años de experiencia que pueden aprovechar para capitalizar. Sin embargo, ninguno, salvo Brown, está con el equipo que los seleccionó en el Draft, lo que sugiere que previamente no fueron lo suficientemente buenos para renovar su contrato. De hecho Brown, una selección de sexta ronda de los Cowboys en 2016, podría no quedarse en el roster final de los Cowboys de 2021.

No podemos dejar de mencionar a jugadores que le darán solidez a este cuadro como Jourdan Lewis desde la posición de slot corner, Donovan Wilson quien tuvo un gran cierre de temporada el año pasado y Darian Thompson, quien se ha convertido en un contribuyente constante para la defensiva.

La esperanza, sin embargo, está puesta en los jugadores más jóvenes. Primero en Trevon Diggs, quien entrará a su segunda temporada ya como titular indiscutible complementado por los novatos de este año Kelvin Joseph y Nahshon Wright, quienes lucharán por un puesto titular.

La combinación de jugadores conocidos por Dan Quinn, el talento joven y las piezas establecidas hace de este un cuadro intrigante que sin duda va a tener momentos muy malos por la falta de experiencia en la posición de corner, pero que jugando en conjunto podría encontrar cierto nivel de éxito.

Entonces, ¿Será mejor la defensiva de los Cowboys en 2021?

Mejorar no es un gran reto para esta unidad, ya que la medida de 2020 será sencilla de superar: lo interesante será si pueden generar algunas oportunidades extra para su ataque y si pueden salir del campo haciendo detenciones en momentos importantes.

Las dudas son claras en esta defensiva: cómo generarán presión al QB  y detendrán el juego terrestre del rival es la principal. La curva de aprendizaje de los jóvenes y novatos se suma de forma importante.

En contraste, la experiencia y éxito probado de Dan Quinn dirigiendo defensivas y la llegada de elementos conocidos que dominan lo que le gusta hacer, mezclado con el gran talento en la posición de linebacker puede dar como resultado una defensiva que presente un producto decente en el campo.

¿Qué perspectivas de mejora tienen los Cowboys a la defensiva en 2021? Te leemos en los comentarios bajo este artículo y en nuestras redes sociales.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por