Los Packers vuelven a caer presas de sus errores

0

Después de lucir muy bien en la Ronda Divisional, la inconsistencia de los Packers reapareció y cometieron varios errores que les costaron el partido ante los Buccaneers y con esto el pase al Super Bowl LV.

Si uno revisa las estadísticas del partidom, podría pensar que los Packers dieron un juego bastante bueno, sobre todo porque tuvieron más yardas totales que los Bucs (381 contra 351) e incluso ganaron en el tiempo de posesión de balón (34:37 contra 25:23), pero la realidad es que hubo muchos errores que terminaron por costarles un juego que podrían haber ganado en la segunda mitad.

Primero que nada, ¿cuántos puntos sacaron de las intercepciones que le hicieron a Tom Brady? La respuesta es seis. No es posible ganar un encuentro cuando el rival regala tres balones y solamente se producen seis puntos de eso. Vamos a ponerlo en perspectiva: el partido estaba 28-17 en favor de Tampa Bay cuando vino la primera intercepción. En la serie que vino después, los Packers consiguieron un touchdown (con conversión de dos puntos fallada), por lo que el marcador se quedó en 28-23. Luego vino la segunda intercepción y la ofensiva que vino de Green Bay terminó en despeje después de tres jugadas  y menos cinco yardas de ataque.

Después vino esta intercepción de Jaire Alexander para Brady, que daba la impresión de estar colapsando en esos momentos:

¿Qué vino después de eso? Una serie de tres jugadas sin yardas de ganancia. Apenas un minuto después de la jugada de Alexander el balón estaba de vuelta con los Buccaneers. Así fue como tres intercepciones se convirtieron en seis puntos. Si los Packers hubieran conseguido al menos goles de campo en ambas ocasiones el marcador hubiera sido 28-29. Ya ni hablemos de touchdowns.

La cereza del pastel para los Packers

Después de toda esa secuencia, vino la última serie de Green Bay, donde ya estaban perdiendo 31-23. En tercera oportunidad en zona roja Aaron Rodgers decidió ir por el pase cuando tenía un hueco enorme para correr hacia la banda derecha.

Muchos dicen que podría haber anotado, pero personalmente lo dudo. Creo que podría haber llegado muy cerca de la línea de gol, lo que hubiera dejado una cuarta oportunidad mucho más a modo. Lo que nos lleva a esa última decisión de Matt LaFleur: ¿mandar gol de campo cuando vas perdiendo por cinco contra Tom Brady y quedan dos minutos? Fue un error de cálculo, por decir lo menos.

Claro que podemos hablar de los castigos y la interferencia de pase al final del encuentro, pero eso es un asunto muy reduccionista. Los Packers dejaron muchas oportunidades en la mesa, así que creer que perdieron porque se marcó una interferencia de pase dudosa al término del encuentro es buscar una excusa para liberar a los jugadores de Green Bay de todos sus errores.

¿Qué sigue para los Packers? ¿Cómo podrán recuperarse de perder dos Finales de Conferencia consecutivas? Esperamos sus comentarios.