Aceptémoslo: los Ravens necesitan un quarterback de verdad

0

Con un marcador de 3-17 en este duelo divisional de la AFC, los Baltimore Ravens se despidieron de sus probabilidades de Super Bowl en 2021. Hay mucho que mejorar en este equipo y lo primordial debería ser la nula capacidad de juego aéreo con la que cuentan. Aceptémoslo: los Ravens necesitan un quarterback de verdad.

Lamar Jackson nos sorprendió la semana pasada ante los Titans con un increíble juego donde acarreó 136 yardas en 16 intentos y un touchdown por la vía terrestre; sin embargo, a diferencia de Tennessee, los Bills sí tuvieron respuesta contra el juego terrestre y la versatilidad que ofrece el egresado de Louisville.

Hoy, en los tres cuartos donde vio acción (ya que después salió lesionado por una conmoción), Lamar solo pudo correr para 34 yardas en nueve intentos, lo cual es su segunda peor marca de la presente temporada, y con ello, quedó en evidencia que no es el quarterback que los Ravens necesitan pues cuando le neutralizan el juego terrestre, su juego aéreo no mejora en lo absoluto.

Los números hablan

Esta campaña, Baltimore fue la peor ofensiva aérea de la NFL, promediando apenas 182.4 yardas aéreas por partido, las cuales hoy, ante Buffalo, apenas pudieron superar (222), esto demuestra que, si a los Ravens les quitas la oportunidad de correr, realmente no son una amenaza para sus rivales.

Con este encuentro, sumado al de los Titans, la postemporada de 2021 para Lamar Jackson terminó con un promedio de 170.5 yardas aéreas, ni un solo touchdown lanzado, dos intercepciones, y ocho capturas permitidas, realmente es de llamar la atención pues si este equipo pretende volver llegar a la cima, necesita de un quarterback capaz de lanzar.

Aunado a lo anterior y cuando parecía que nada podría ser peor, Jackson sufrió su primera intercepción como profesional dentro de la Zona Roja (49 touchdowns y cero intercepciones previamente) y para colmo, fue un pick-six de 102 yardas donde la defensiva de los Bills se encargó de sepultar las esperanzas de todo fanático de los Ravens.

Sin duda, Lamar no pudo haber escogido un peor momento para ello, pero es más desagradable el sabor de boca, sabiendo que, en su carrera de postemporada, ha tenido al menos una pérdida de balón en cada uno de los encuentros que ha disputado, es obvio que lo anterior nunca va a llevar un equipo a la cima.

¿Qué sigue para los Ravens?

Es claro que las actuaciones aéreas de Jackson dejan mucho que desear y si yo fuera Eric DeCosta, GM de los Ravens, o su HC John Harbaugh, me empezaría a preguntar si realmente Lamar Jackson es el indicado para llevar este equipo a la cima, ya que, en dos intentos de Playoffs que ha tenido, realmente lo ha hecho muy mal.

Hoy, será el otro quarterback drafteado en la clase del 2018, Josh Allen, el que hará presencia en la Final de Conferencia de la AFC, mientras que Jackson y compañía volverán eliminados a Baltimore y con una cosa en claro: los Ravens necesitan un quarterback de verdad.

¿Qué opinas del papel de Lamar Jackson en los Playoffs NFL 2021? Te leemos en los comentarios.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por