Los Bears de Nagy ajustan y ven que Trubisky no era el problema

0

Por Ignacio Iglesias.

En un cerrado partido, los Bears volvieron a mostrar signos de recuperación y se tomaron la revancha divisional contra los Vikings tras cerrar el marcador final en 33-27. El equipo volvió a mostrar que está a la altura de ganar partidos importantes y quedó cerca de la zona de postemporada; ahora debe esperar por el resultado de los Cardinals para saber si entran temporalmente a la zona de comodines. Pero queda una pregunta, ¿Se podría haber evitado este escenario del HC Matt Nagy hubiese confiado en la formación que comenzó la temporada?

Lo cierto es que hoy, la ofensiva mostró un mejor ritmo y volvió a quedarse con la segunda victoria consecutiva. Por otra parte, la defensiva fue sólida en los momentos más oportunos.

El comienzo de la temporada fue algo extraño para Chicago. Lograron una marca de 5-1 en las primeras seis semanas sin jugar un buen football. En esos momentos Nagy decidió hacer variantes para encontrar el equipo que más le gustaba, pero principalmente reemplazó a Trubisky por Foles y a Montgomery por Patterson, entre otros jugadores como WR, TE y defensivos. Los resultados fueron buenos en algunos partidos, pero luego quedó demostrado que estas decisiones fueron pésimas. Los Bears perdieron cuatro partidos seguidos, se tomaron una semana de descanso y volvieron al equipo original.

Estas formaciones que vimos hoy volvieron a caer en otros dos juegos. Si bien contra Packers fue un desastre, no tanto contra Lions en la semana 13. Ya afianzados, lograron la pasada victoria contra Texans y hoy contra Vikings. Las claves fueron dos: la primera, justamente, el QB Mitchell Trubisky, que además de obtener buenos números (15 pases completos en 21 intentos para 202 yardas, 1 TD y 1 INT), logró manejar los tiempos de la ofensiva con mucho dinamismo y tiempo de posesión.

Por otro lado, el HB David Montgomery volvió a brillar al correr 32 veces para 146 yardas y anotar 2 TD. Por último, la defensiva tuvo algunos problemas para plantarse contra Cousins y Cook, pero fue muy sólida en los momentos más precisos como cuartas oportunidades y el Ave María del final (finalizó en intercepción).

Por otra parte, los Vikings comenzaron algo dormidos en el juego. Si bien también jugaron un buen partido, comenzaron a utilizar algo tarde a su principal arma ofensiva, HB Dalvin Cook, quien finalizó con 24 acarreos para 132 yardas y 1 TD. Por otra parte, el QB Kirk Cousins no lució, pero fue aceptable logrando 271 yardas, 2 TD y 1 INT. Estas anotaciones valieron como récord de franquicia para WR Adam Thielen, que igualó la marca de TD en una temporada (junto a Randy Moss y Cris Carter). También, el WR Justin Jefferson se convirtió en el novato con más recepciones en el primer año en los Vikings.

Por otro lado, Minnesota dio cierta ventaja con la ausencia del LB Eric Kendricks. Para peor, otros defensivos debieron abandonar el juego: DE Ifeadi Odenigbo y LB Troy Dye. Con este resultado en contra, los Vikings están casi eliminados y solo un milagro podría clasificarlos con las bajas posibilidades que tienen.

Lo cierto es que los Bears ganaron y siguen soñando con los playoffs. Quizás hubiese sido otra la historia si Nagy no hubiese hecho tantos cambios. Como en todo deporte, la continuidad de los jugadores es esencial para que puedan crecer los rendimientos individuales y grupales. Ahora deben esperar una derrota de los Cardinals, que lo pondría como sembrado 7, momentáneamente.

La semana que viene tendrán un encuentro accesible con los Jaguars y finalizarán contra en casa contra los Packers. Mientras esperan buenas noticias desde Arizona, Nagy debe concentrarse en estos dos juegos y recompensar el error cometido por tantos cambios, de lo contrario sabremos quién fue el culpable de esta extraña temporada para los Bears.

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por