Los Texans consiguen su tercera victoria en los últimos cuatro juegos

0

Vaya que la cara de los Houston Texans ha cambiado desde que se fue Bill O’Brien. Tras derrotar a los Lions en Detroit en el primer juego de Thanksgiving de 2020, se pusieron con marca de 4-7 y consiguieron su tercer triunfo en los últimos cuatro partidos. De la mano de una explosiva dupla entre el QB Deshaun Watson y el WR Will Fuller, los de Romeo Crennel se ven más sólidos. Aquí puedes revisar el resumen y las mejores jugadas del encuentro.

Deshaun Watson, en el mejor momento de su carrera

Sabemos que el QB de los Texans es uno de los mejores de la NFL, pero creo que el hecho de que su equipo esté con una marca perdedora no hace que se valore lo suficiente. Actualmente estamos ante la mejor versión de Watson en su carrera y en Detroit puso un espectáculo para seguir mostrándolo. Se fue con 17/25, 318 yardas, 4 TD, un rating de pasador de 150.4 y 24 yardas por tierra.

Además, ha creado junto al WR Will Fuller una de las duplas entre quarterback y receptor más letales de la liga. Frente a los Lions, Fuller se fue con 6 recepciones, 171 yardas y 2 TD para registrar su quinto partido del año con más de 100 yardas y su mejor actuación en lo que va del 2020. Aunado a eso, el WR Brandin Cooks finalizó con 5 recepciones y 85 yardas.

Sabemos su facilidad para hacer que avance su ofensiva, que su conciencia dentro de la bolsa de protección es como pocas en la NFL y que su brazo es bastante depurado. En una de las anotaciones que tuvo con Fuller, Watson tuvo el balón en sus manos aproximadamente tres segundos para después conectar con su WR1 en un TD de 40 yardas. Este tipo de cosas lo hacen un QB Top 5 en la liga.

Este fue el séptimo juego en la carrera de Watson en finalizar un juego con 4 o más TD por pase (más que todos los demás pasadores en la historia de los Texans combinados). Solo Dan Marino (12) y Patrick Mahomes (11) tienen más encuentros de este tipo en sus primeras cuatro temporadas en la NFL.

Sobreviven sin David Johnson

Aún sin ser espectacular, el corredor había sido un balance en la ofensiva. Tras haber sufrido una conmoción que lo mandó a la lista reserva de lesionados, los Texans se tuvieron que conformar con Duke Johnson. Pero con este backfield limitado y siendo uno de los cinco menos efectivos de la liga, lograron sobrevivir (algo que hace a Watson aún más espectacular).

Johnson finalizó el juego en Detroit con 80 yardas totales y 1 TD por recepción, ayudando al funcionamiento de la ofensiva de su equipo. El RB C.J. Prosise estuvo involucrado en el plan de juego de Houston por primera vez en el año, al tener 12 yardas por tierra y 1 TD de 2 yardas recibiendo (aunque perdió un fumble en la primera mitad).

Gran trabajo a la defensiva

Antes de este partido, los Texans contaban con la segunda peor defensa en yardas totales permitidas por juego (425.6), la peor contra el ataque por tierra (159.3) y la décima peor en puntos permitidos (27.2). Contra los Lions mejoraron notablemente e incluso consiguieron algunas entregas de balón.

A nivel individual, varios jugadores tuvieron un desempeño destacado en Ford Field:

  • LB Tyrell Adams: 17 tackleadas, 2 fumbles forzados
  • FS Justin Reid: 8 tackleadas, 1 sack
  • LB Nate Hall: 4 tackleadas, 2 sacks, 1 fumble forzado
  • DE J.J. Watt: 4 tackleadas, 1 intercepción, 1 TD
  • DT Brandon Dunn: 2 tackleadas, 1 fumble recuperado

Vaya, tenían apenas dos intercepciones antes de este encuentro y Watt probó que aún puede realizar jugadas grandes como en el pick six de 19 yardas que tuvo frente al QB Matthew Stafford en la primera mitad. Brutal cómo tapa el balón, se lo queda y lo lleva hasta el touchdown.

Siguen siendo permisivos en cuanto a yardas y puntos, pero por lo menos lograron conseguir jugadas de impacto en varias ocasiones. Es notorio el trabajo de Crennel en su mandato interino como head coach en los Texans, además de que el coordinador defensivo Anthony Weaver probablemente vio a su defensa tener su mejor desempeño en lo que va de 2020.

Un gran momento antes del juego fue cómo los dos quarterbacks titulares se hincaron durante el himno nacional en Thanksgiving, como muestra de apoyo contra la injusticia social en Estados Unidos.