Los mejores jugadores en la historia de la NFL por número de jersey – 99 a 90

0

Existen muchas listas de los mejores jugadores de la NFL y los criterios son totalmente variados. En esta ocasión nos iremos por el más simple de todos: el número de su jersey. ¿Quién es el mejor jugador que ha usado cada número? Presentamos los mejores jugadores en la historia de la NFL por número de jersey.

Solamente un par de aclaraciones: primero, trataremos de reducir el tema estadístico porque cada era ha ido cambiando (antes se jugaban menos partidos por temporada, se pasaba menos, los sacks no se contaban, etc.) y lo dejaremos como algo que simplemente ayudará a ilustrar algunas cuestiones. Segundo, el criterio principal será el impacto general que tuvo ese jugador en su era, su repercusión y su aportación a la historia de la liga.

Por cierto, además de dar al jugador elegido, mencionaremos a aquellos que se haya quedado cerca de llevarse el puesto y algunas menciones honoríficas (que serán muy necesarias en algunos números).

Sin más que decir, empecemos:

99 – Warren Sapp

En 1995 los Buccaneers tomaron a dos defensivos en la primera ronda del Draft y, sin saberlo, habían cambiado su historia de manera radical: Warren Sapp y Derrick Brooks llegaron a un equipo eternamente perdedor y lo convirtieron en un contendiente al Super Bowl gracias a su poderosa defensiva. Sapp se volvió un terror eterno para todos los ofensivos, llegando a sumar 16.5 sacks en la temporada 2000. Aunque se puede argumentar que lo único más grande que su talento era su boca, es innegable que definió la posición en la era moderna de la NFL y dejó una huella imborrable en la historia de los Bucs.

Segundo lugar: Jerome Brown. Menciones honoríficas: Jason Taylor, J.J. Watt, Aaron Donald, Dan Hampton.

98 – Robert Mathis

Foto: Getty Images.

Nunca fue un prototipo de pass rusher, porque era muy ligero (pesaba alrededor de 110 kg). Lo que nunca se pudo cuestionar era su habilidad para llegar hasta el QB rival, y sobre todo su enorme capacidad para quitarle el balón de las manos. De sus 123 sacks 47 fueron “strip sacks”, lo que sigue siendo una marca al día de hoy. Esa habilidad para arrancarle el balón a los rivales hizo de él una pesadilla en el terreno de juego.

Segundo lugar: Casey Hampton. Menciones honoríficas: Tony Siragusa, Jessie Armstead, Eric Swann.

97 – Cornelius Bennett

El Draft de 1987 fue conocido como “El año del linebacker”, y dentro de esa generación Bennett era considerado “por mucho, el mejor de todos”. Tras ser seleccionado por los Colts con la segunda selección globa, tuvo que ser cambiado al no llegar a un acuerdo de contrato. El movimiento (que involucró a los Bills y a los Rams, que cambiaron a Greg Bell y Eric Dickerson) fue declarado “el cambio de la década” por el New York Times, y para los Bills así fue. Bennett fue una de las piezas clave en los cuatro viajes consecutivos de Buffalo al Super Bowl, y aunque nunca logró ganar el campeonato, su presencia se hizo sentir toda su carrera.

Segundo lugar: Simeon Rice. Menciones honoríficas: Bryant Young, LaRoi Glover.

96 – Cortez Kennedy

Foto: Getty Images

Aunque nunca jugó para un equipo competitivo (se pasó toda su carrera con los Seahawks de los 90), Kennedy nunca dio menos del cien por ciento en el campo, mostrando un motor imparable y una tenacidad total. Esta montaña humana (medía 1.90 m. y pesaba 139 kg.) se movía por toda la línea sin parar y llegó a conseguir 14 sacks en 1992, jugando para uno de los peores equipos de cada temporada. Kennedy es el mejor ejemplo de un jugador que rebasaba la producción de todo su equipo.

Segundo lugar: Tom Harmon. Menciones honoríficas: Adalius Thomas, Clyde Simmons.

95 – Richard Dent

Aunque Mike Singletary es el nombre más famoso de los Monsters of the Midway, Dent era una pieza igual de importante en el famoso sistema 4-6 de Buddy Ryan que destrozó a la NFL a mediados de los ochenta. Su impacto en Chicago sigue siendo vigente y quedó coronado cuando recibió el premio al MVP del Super Bowl XX, hasta ahora el único que han ganado los Bears. El apodo de “monstruo” quedaba a la perfección para definirlo como jugador.

Segundo lugar: Greg Lloyd. Menciones honoríficas:Bryce Paup.

Conoce a los mejores números 94 a 90 de la historia en la siguiente página

Nos interesa saber tu opinión, deja un comentario sobre este post

avatar
  Suscríbete  
Notifícame por