¿Cuándo perdimos a Antonio Brown?

0

Antonio Brown una vez más utilizó sus canales de redes sociales para arremeter en contra de excompañeros en Pittsburgh. Su más reciente víctima fue JuJu Smith-Schuster, a quien acusó públicamente de “fumblear el pase a postemporada”, en referencia a el error que tuvo al final del juego contra los Saints.

Al inicio de esta historia, estaba de lado de Brown y me parecía un caso singular en donde el jugador podía tener una decisión importante sobre estar o no en un equipo, pero poco a poco es más difícil decantarse por el lado del receptor All-Pro, sobre todo por que, después de “ganar” parece más enfocado en seguir atacando a su ex equipo que en su nueva etapa en la NFL. Logró salirse de Pittsburgh y de una situación negativa con Big Ben. En parte decidió al equipo donde quería ir y obtuvo un nuevo contrato. ¿Qué más podría querer Antonio Brown?

Básicamente es el tipo al que cortaron de una relación y por despecho busca atacar a su pareja anterior a la menor oportunidad.

Es fácil enganchar a Antonio Brown

Todo comenzó por un usuario que le puso a Brown en Twitter que JuJu era el MVP del equipo. Esta fue su respuesta:

Aquí detecto dos problemas graves. El primero es que se engancha a la menor provocación. Bastó una imagen de JuJu como MVP para obtener una reacción visceral de su parte. La crítica a JuJu fue innecesaria y sólo quemó puentes con una afición que ahora lo detesta. Y no es la primera vez que lo hace, evidentemente muestra una envidia por el crecimiento de su excompañero en Pittsburgh.

La segunda es que aún sigue dolido por el movimiento y le importa más generar conversación de su pasado que enfocarse en su futuro, al menos en sus cuentas de redes sociales. Y ese es un gran problema para su nuevo equipo, los Raiders.

Revelar conversaciones privadas en público debe de ser una de las cosas de menos clase que se puede hacer, sobre todo si buscas hacer quedar mal al otro, algo que evidentemente no logró:

 

View this post on Instagram

 

……..? #OnToTheNext

A post shared by Antonio Brown (@ab) on

De nuevo, Brown tiene todo el talento del mundo y es uno de los mejores en su posición actualmente. Creo que va a tener una buena temporada en Oakland y brillará. Sin embargo, demustra a la menor provocación va a reaccionar a la defensiva… y Jon Gruden no suele ser “buena onda” con sus jugadores, si no, pregúntenle a Derek Carr.

¿Cuánto tiempo tardará en detonar esta bomba que adquirieron los Raiders?

Los Steelers detectaron un grave problema y lo resolvieron lo antes posible

Eso me queda completamente claro ahora. Sí, lo dieron a un valor por debajo del mercado, pero la situación era insostenible. No sólo fue la guerra entre Brown y Big Ben, Antonio sólo está buscando con quién pelearse y es una lástima.

Su actitud hace que se nos olviden las más de 1 200 recepciones en la NFL. O lo valiosas que fueron sus 11 207 yardas para los Steelers, así como los 79 TD que anotó, incluyendo 15 el año pasado.

Brown ha perdido el piso y estoy seguro de que los Steelers tomaron la decisión correcta al dejarlo ir. Cada tweet que publica en contra de su ex equipo es un claro testamento de la visión de Kevin Colbert y Dan Rooney.

Y para hacerlo más evidente, sólo hay que ver el caso de Le’Veon Bell, quien fue maldecido por muchos fans en el último año por no firmar su contrato de jugador franquicia. Ahora está con los Jets, pero no ha dicho nada negativo de su antiguo equipo o sus compañeros. Incluso publicó un tweet totalmente diferente a lo que ha hecho Brown:

Tal vez el odio de los fans de los Steelers estaba mal canalizado… hasta este offseason.

Comentarios